Atacan oficinas de Lydia Cacho; la CDHDF condena los hechos

martes, 1 de junio de 2010

MEXICO, D. F., 1 de junio (apro).- La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) condenó hoy el ataque al Centro Integral de Atención a la Mujer y sus Hij@s (CIAM) en la ciudad de Cancún, Quintana Roo, que dirige la periodista Lydia Cacho.

El ombudsman capitalino exigió medidas cautelares y protección de las autoridades locales y federales para la activista y personal que labora en el refugio para mujeres y niñas víctimas de maltrato, así como la investigación y consecuente castigo a los responsables de los hechos.

El lunes pasado, poco antes del mediodía, cinco policías armados, vestidos de negro, a bordo de motopatrullas oficiales y encabezados por Cruz Antonio García Javier, vestido de civil, se apostaron a las puertas del CIAM para exigir la entrega de la esposa de este último, quien había pedido apoyo de la institución.

García Javier, motopatrullero de la Secretaría de Seguridad Pública de Benito Juárez (Cancún), llegó a las instalaciones de CIAM a bordo de una camioneta particular, acompañado del oficial Alberto García, quien iba uniformado y portando las insignias de la Policía de Tránsito, para exigir la entrega la señora ‘YMDI’, refugiada en el Centro junto con sus pequeños hijos, víctimas de violencia perpetrada por el uniformado.

Ante la negativa del personal del Centro de entregar a las víctimas, los agresores amenazaron con acusar a la institución de secuestro, aun cuando los propios agentes se negaron a mostrar sus identificaciones.

El policía Cruz Antonio García Javier y otro de los agentes patearon las puertas del Centro, amenazaron de muerte al personal y advirtieron a los defensores de derechos humanos que la policía tomaría el refugio.

Los “servidores públicos no mostraron ninguna orden judicial para justificar la irrupción, según denunció la fundadora y directora del CIAM Cancún, Lydia Cacho, quien dijo contar con un video del ataque”.

La periodista y defensora de derechos humanos calificó el hecho como ilegal. Dijo que sólo tiene el fin de amenazar y amedrentar a su equipo de colaboradores y evitar que continúen brindando protección a las víctimas que así lo requieran.

Más tarde, se presentaron al CIAM, “en calidad de Ministerio Público”, dos sujetos que aseguraron pertenecer a la Procuraduría local, pero se negaron a identificarse y advirtieron que harían un cateo al refugio.

Los supuestos agentes ocultaban al agresor Cruz Antonio García Javier.

A través de su Relatoría para la Libertad de Expresión y la Atención a Defensoras y Defensores de Derechos Humanos, la CDHDF se solidariza con las víctimas de violencia refugiadas en el Centro, con la defensora Lydia Cacho y con el equipo de profesionales del CIAM.

La esposa del policía tiene 29 años y durante los últimos seis sufrió violencia física, psicológica y patrimonial.

Acudió al CIAM luego de una golpiza de Cruz Antonio García Javier, quien la agredió con una plancha metálica, le fracturó la nariz e intentó ahorcarla.

La mujer había dado a luz cinco días antes y presentaba hematomas en brazos y espalda, producto de los golpes y patadas, mientras sostenía a su recién nacido; su hijo de casi cuatro años intervino y suplicó a su padre que no la matara, mientras intentaba proteger también a su hermanito, de un año y diez meses de edad.

García Javier amenazó de muerte a ‘YMDI’ y le hizo saber que tenía secuestrado a un familiar, a quien asesinaría si no regresaba a vivir con él.

El CIAM Cancún ofrece, desde el 2000, atención multidisciplinaria, hogar temporal, capacitación laboral, prevención de la violencia y defensa jurídica a mujeres, niñas y niños víctimas de violencia doméstica sexual y trata de personas.

El Centro cuenta con medidas cautelares otorgadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en virtud de anteriores amenazas y actos de hostigamiento por su labor de defensa de los derechos de las mujeres, niñas y niños.

 

Comentarios