Congresistas de EU ofrecen investigación a fondo sobre migrantes asesinados

viernes, 11 de junio de 2010

CAMPECHE, Cam., 11 de junio (apro).- En medio de protestas encabezadas por los dirigentes de los partidos Convergencia, PRD y PT, arrancó la 49 Reunión Interparlamentaria México-Estados Unidos en una ceremonia en la que ambas delegaciones participantes guardaron un minuto por los dos migrantes fallecidos a manos de la Patrulla Fronteriza.

En la inauguración del evento, que tiene como sede el Centro de Convenciones Campeche XXI, la representación estadunidense expresó sus condolencias al pueblo mexicano por la muerte de Sergio Adrián Hernández Huereca y Anastasio Hernández Rojas, recientemente asesinados por agentes de la Patrulla Fronteriza en Ciudad Juárez y en Tijuana, respectivamente; y ofrecieron que habrá una investigación a fondo, abierta y transparente.

En su oportunidad, el senador demócrata Christopher Dood, quien habló en nombre de la delegación estadunidense, pidió que no se prejuzgue el resultado de las pesquisas de ambas muertes.

Al dar lectura a una declaración con la que los congresistas estadunidenses dieron respuesta a los reproches de la delegación anfitriona por los crímenes contra migrantes, Dood dijo que “estos incidentes, como muchos otros que han tenido lugar a lo largo de nuestra frontera, enfatizan la necesidad de que Estados Unidos y México sigan cooperando para ver que se den a conocer los hechos completos, que se ha hecho justicia y que se han puesto en vigor salvaguardas para evitar tragedias similares en el futuro''.

Luego de que pidió un minuto de silencio en memoria de los mexicanos caídos en acciones antimigrantes, el senador se comprometió a impulsar, en los siete meses que le quedan en el cargo, una investigación transparente y justa para que esos crímenes no queden impunes.

A su vez, el jefe de la delegación de legisladores estadunidenses, Ed Pastor, representante de Arizona, sostuvo que sus “rezos y condolencias” están con el pueblo mexicano y con las familias de las víctimas.

Añadió que en esta reunión bilateral se abordarán asuntos difíciles.

''Vamos a hablar de la Ley SB1070, vamos a hablar de la frontera, a hablar del incidente en la frontera y a hablar de qué podemos hacer para mejorar la frontera'', subrayó.

Antes, en punto de las 3:30 de la tarde, un centenar de militantes del Partido Convergencia encabezados por su líder estatal Manuel Zavala y el coordinador en Campeche del “gobierno legítimo” de Andrés Manuel López Obrador, iniciaron sus protestas con una marcha que partió del mercado principal hasta el hotel Puerta de Mar, donde se hospeda la delegación estadunidense.

Ahí, con ayuda de altavoces, realizaron un mitin en el que reprocharon a los congresistas estadunidenses la aprobación en el estado de Arizona de la ley SB1070, que criminaliza a los migrantes indocumentados y los asesinatos de mexicanos en la frontera, por los que exigieron a “los pinches gringos” que se “larguen” de aquí.

Portando pancartas que exhibían leyendas como “Todos somos Sergio y todos somos Anastasio” clamaron justicia para ambos mexicanos y castigo para los “asesinos de la patrulla fronteriza”.

Una hora después continuaron su caminata hacia el hotel Plaza, donde se alojan los legisladores mexicanos. Ahí, entre conatos de choque con policías antimotines que custodiaban el sitio, recriminaron la tibia respuesta del gobierno de Felipe Calderón y el Congreso de la Unión ante los abusos de las autoridades estadunidenses contra los migrantes mexicanos.

Aunque alguno de los encargados de la seguridad del evento salió a decir a los inconformes que uno de los legisladores saldría a atenderlos, la oferta no se cumplió y la delegación fue sacada por la parte trasera del hotel con rumbo al Centro de Convenciones Campeche XXI, sede del evento.

Burlados, los manifestantes se trasladaron hasta ese sitio donde continuaron sus protestas. Ahí exigieron que “el racista representante de Arizona” saliera a darles la cara por la aprobación de la “ley Arizona” que, advirtieron, “como se ha visto sólo traerá más muertes”.

Así mismo, reprocharon que “el espurio” Felipe Calderón haya preferido ir al mundial de futbol en Sudáfrica, que quedarse a defender “la patria y la dignidad mancillada de los mexicanos”.

A las protestas se sumaron después miembros del PRD, encabezados por su dirigente Ismael Canul Canul, quien llegó con pancartas que decían: “Bienvenidos congresistas de la Reunión Interparlamentaria a la zona de caza”. También se sumó la petista Ana María López Hernández, quien ya había logrado traspasar el cerco policíaco del área restringida desde donde enarboló una de las pancartas de los convergentes.

Los líderes de los tres partidos, a quienes se les negó el acceso, pese a que habían sido formalmente invitados para asistir y portaban los gafetes y prendedores que les fueron enviados como intransmisibles, solicitaron ingresar para entregar un documento a los congresistas. Terminaron saltando la valla metálica para cumplir su cometido, lo que tensó el ambiente ante la reacción de los antimotines.

No obstante, el congresita Dood salió a su encuentro y ofreció reunirse con ellos mañana sábado, cuando inician las mesas de trabajo.

Comentarios