Fusilan a 19 en centro de rehabilitación de Chihuahua

viernes, 11 de junio de 2010

MÉXICO, D.F., 11 de junio (apro).- La noche del pasado jueves 10, cobijados otra vez por las sombras de la oscuridad, una veintena de hombres armados irrumpió en el Centro Cristiano Fe y Vida, un centro de rehabilitación para adictos, ubicado en la calle Tarahumara, colonia Revolución, en el estado de Chihuahua.

A punta de pistola, los sicarios entraron a las habitaciones y dispararon a mansalva contra los internos, la mayoría de ellos adultos: 15 de las víctimas fueron asesinadas en la parte alta del inmueble y el resto en la planta baja.  Otras dos personas resultaron heridas.

Los ejecutados y los heridos, según una primera versión, pertenecen a banda "Los Mexicles", el brazo armado del cártel de Sinaloa.

He aquí sus nombres:

Héctor Alejandro Miramonte Pin Pon, de 23 años; Sergio Iguiarte Gasón El Sheko, de 47; Luis Armando Rodríguez Beltrán y/o Gonzáles Beltrán, El Sagu, de 39 años; Jesús Martín Corrales Estrellas El Chuy, de 45; Enrique Castillo Delgado El Castillo,  de 32; José Monserrat Trujillo Márquez El Monserrat de 21; Gabriel Omar Pérez Guerra El Gaby, de 24; Jaime Daniel Holguín Aguirre El Sobas, de 24 años; Delio Moreno Derma El Anáhuac, de 63; Luis Carlos Maldonado Luna  El Borreguita, de 36, y Edgar Manuel Padilla Gómez, de 16.

José Luis Zamarrón Barraza y/o Barraza Zamarrón El Caba", de 40;  José Guadalupe El Barón, cuya edad no se ha determinado;  Valentín López Grajeda El Gato, de 34; Luis Fernando Flores García Fernando, de 49;  Edgar Rubén Domínguez Bolaños, de 34; Marco Antonio Hernández Terraza El Toño, de 23; Jesús Manuel Padilla Gómez El Spi", de 45, y Mercedes Arévalo Linares Mercedes, de 50 años.

Las personas heridas por disparos de arma de fuego, que fueron trasladadas anoche mismo para su atención a un hospital de la ciudad, son Luis Raúl Sandoval Holguín y José Barraza y/o Rafael Parra Montes.

Antes de huir a bordo de varios automóviles, los sicarios dejaron una cartulina con el siguiente mensaje: “Gente valiente, noble, no se dejen engañar por nadie. Murieron por que lo merecían, por sus acciones... esto es lo que le pasa a los cerdos, ratas, asesinos, secuestradores, violadores. Pobres pendejos, cualquiera los engaña”.

Hasta el momento, la Procuraduría General de Justicia del estado de Chihuahua no ha emitido ninguna versión oficial sobre la masacre.

Según difundió el Diario de Juárez, el atentado ocurrió minutos antes de las 23:00 horas. Un testigo refirió que escuchó varios disparos y que fuera del Centro contra las adicciones alcanzó a ver alrededor de seis camionetas tipo Suburban y otros vehículos más pequeños.

La nota del diario refiere, asimismo, que cuatro jóvenes salieron ilesos al ocultarse y que los cuatro lesionados fueron trasladados a diferentes Hospitales.

De acuerdo con los lugares en que se encontraron los cadáveres, las autoridades dedujeron que los pistoleros recorrieron todas las habitaciones  y dispararon contra sus víctimas. En el piso se localizaron cientos de casquillos calibre 7.62 x .39, calibre .223 y .9 milímetros.

Las pandillas se han convertido en un brazo armado de los cárteles de la droga que se disputan la entidad. Los Mexicles están ligados a la organización de Joaquín El Chapo Guzmán, mientras que Los Aztecas al grupo de Vicente Carrillo Fuentes, hermano del difunto Señor de los Cielos.

Familiares de dos víctimas comentaron que desde hace días había corrido el rumor de que integrantes de Los Mexicles serían ejecutados en los centros de rehabilitación en que se encontraban.

Las autoridades no tienen aún pistas de los agresores y se teme que otros centros de este tipo sean atacados.
No es la primera vez que se registran este tipo de masacres en la entidad. Ciudad Juárez vivió el año pasado una ola de ataque en centros para adictos.

El 2 de septiembre de 2009, 17 jóvenes fueron fusilados en el centro denominado "El Aliviane", en la Colonia Bella Vista de Ciudad Juárez.

En aquella ocasión, el comando irrumpió al local mientras los jóvenes se encontraban en un momento de oración, los formaron en el patio y luego los acribillaron.

Al menos otros dos centros más fueron atacados dejando un saldo de 15 jóvenes muertos.

A finales del mismo año cayeron cinco sicarios al servicio de El Chapo, quienes aseguraron que atacaban este tipo de centros para acabar con rivales.

En días pasados, tres internos del Centro de Readaptación Social Estatal de esta capital fueron ejecutados en el interior de sus celdas, uno de ellos quemado vivo. Se presume que eran integrantes de Los Mexicles.

Para la capital de Chihuahua esta representa la peor matanza de la narcoguerra que padece la entidad desde 2008, pues la anterior masacre se dio el 10 de octubre en el interior del bar Río Rosas, ubicado en el centro de la ciudad, donde 13 personas fueron asesinadas.

 

Comentarios