Llueve sangre en Tamaulipas: asesinan a 20

viernes, 11 de junio de 2010

CD. MADERO, Tamps., 11 de junio (apro).- Mientras la ciudad permanecía prácticamente paralizada por el encuentro entre México y Sudáfrica que marcó el arranque de la Copa del Mundo, las autoridades se dieron a la tarea de recoger una veintena de cadáveres en distintos puntos de esta ciudad.

Los cuerpos, entre los que había dos mujeres, presentaban huellas de tortura y el tiro de gracia.

A medida que terminaba la primera parte del encuentro futbolístico, el servicio de emergencias 066 comenzó a recibir llamadas anónimas de alerta sobre la aparición de los cadáveres.

De inmediato elementos de la Policía Ministerial del estado acudieron a los sitios señalados en las llamadas telefónicas y, uno a uno, fueron sumando 20 cadáveres, la mayoría con bermudas y playeras; todos descalzos.

Una fuente de la Policía Ministerial del estado informó que las víctimas tenían entre 15 y 27 años de edad.

El múltiple homicidio fue relacionado con la guerra que sostiene el cártel del Golfo contra Los Zetas por el control de Tamaulipas.

A partir de las 10:00 de la mañana comenzaron las llamadas de alerta sobre la aparición de los cuerpos, por lo que se presume que los sicarios aprovecharon que las calles estaban prácticamente vacías por la expectación que causó el arranque del mundial de futbol para abandonar los cadáveres.

En la avenida Las Flores de la colonia Adriana González de Hernández, conocida como El Chipús, cerca de la playa, se encontraron seis cuerpos que estaban esposados boca abajo. Los cadáveres fueron colocados de manera que formaran una “zeta”. A su lado, los asesinos dejaron varios mensajes escritos en cartulina.

En otro sector de la ciudad, en la colonia Hipódromo, aparecieron ocho cadáveres, cinco hombres cerca de un taller mecánico y metros adelante, otros tres.

Cerca de esa zona, en la colonia Talleres, la policía encontró los cuerpos de otros dos hombres y una mujer en las calles de Honduras y Baja California; en esa misma colonia, pero en el cruce de Nuevo León y Aguascalientes, aparecieron los cadáveres de otros dos hombres y otra mujer.

Los distintos puntos donde se localizaron los cadáveres fueron acordonados por elementos del Ejército y la Marina, así como por corporaciones locales.

Hasta el momento ninguna de las víctimas ha sido identificada, aunque circulan rumores de que formaban parte de una pandilla llamada “Los Alacranes”.

 

Comentarios