Usted está aquí

domingo, 13 de junio de 2010

MÉXICO, D.F., 13 de junio (apro).- Los honores fúnebres eran muy importantes para los griegos, pues, de acuerdo con sus creencias, el alma de un cuerpo que no era enterrado estaba condenada a vagar por la tierra eternamente. Esta circunstancia dio origen a una de las más conocidas tragedias griegas, Antígona, de Sófocles, personaje que decide enfrentar las leyes tebanas al enterrar a su hermano Polinices en contra de las disposiciones de Creonte, rey de Tebas.

La dramaturga Bárbara Colio retoma este mito para crear una tragedia contemporánea, Usted está aquí, obra ganadora del Premio Nacional de Dramaturgia Víctor Hugo Rascón Banda, que aborda temas como el secuestro, la aplicación selectiva de las leyes, la corrupción y el manejo político y mediático de las tragedias sociales. ¿Suena conocido?

Zaide Silvia Gutiérrez, Rodrigo Murray, Karina Gidi, José Carlos Rodríguez, Miguel Conde y Sonia Franco integran el extraordinario elenco de esta puesta en escena, dirigida por Lorena Maza, para contarnos una historia en la que, al igual que en la antigua Tebas, una mañana los pájaros abandonan el cielo de la ciudad como presagio de las desgracias que han de suceder.

A decir de la autora, la inspiración para crear este texto la encontró en las noticias diarias, en la vida cotidiana de un México devastado por el crimen, la corrupción y la impunidad. En este sentido, el teatro griego es sólo un pretexto para hablar de nuestra realidad actual.

Usted está aquí nos cuenta la historia de Ana García, quien se entrevista con el Señor de la Ciudad porque su hijo ha sido secuestrado. Hasta ese momento Ana ha seguido los dictados de las leyes tebanas: esperar y confiar, sin obtener respuesta a su desgracia.

Por ello Ana decide tomar por su cuenta las investigaciones del plagio. A partir de entonces los medios de  comunicación siguen cada uno de sus movimientos y se convierte en un emblema de lucha contra del sistema y, por tanto, en un problema político.

Pero no tardan mucho en abandonarla, en dejar de ser noticia. Y su hijo, de quien finalmente se descubre que fue asesinado por un expolicía, pasará a la lista de casos sin resolver, aunque, por supuesto, las autoridades se encargarán de encontrar un culpable.

Para contar esta historia los actores transitan entre una serie de sillas dispuestas de manera arbitraria, pero que previa advertencia no pueden ser movidas de su posición por los espectadores. En este laberíntico dispositivo escénico los histriones quedan a escasa distancia de los espectadores y por momentos incluso interactúan con ellos.

En el centro del escenario está la silla del poder, desde la cual un gobernante preocupado por su imagen pública decide las prioridades del país, entre las que por supuesto no está encontrar el cadáver del hijo de Ana.

El final es un tanto sorpresivo. Los actores dejan de lado la convención de su personaje para ser ellos mismos y ser sorprendidos por la noticia de que la hija de uno de los actores ha sido secuestrada, y tienen que suspender la función. Pero afortunadamente todo es ficción. ¿O no?

Usted está aquí se presenta de jueves a domingo, en el teatro El Galeón del Centro Cultural del Bosque.

 

Comentarios