"Falso y perverso", involucrarnos en el secuestro de Diego: EPR

lunes, 14 de junio de 2010

MÉXICO, D.F., 14 de junio (apro).-  A un mes del secuestro de Diego Fernández de Cevallos, el Ejército Popular Revolucionario (EPR) calificó de “falsas” y “perversas” las versiones que lo involucran con esa acción.

Censuró en particular al presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública, José Antonio Ortega Sánchez, quien en días pasados afirmó que fue el grupo guerrillero el que secuestró al panista, con el propósito de intercambiarlo por a sus compañeros desaparecidos desde 2007, Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez.

En un comunicado, el EPR rechazó categóricamente las afirmaciones de Antonio Ortega, quien se ha distinguido por sus posiciones ultraconservadoras frente al aborto, las uniones entre personas del mismo sexo y las adopciones de parejas gay.

En conferencia de prensa, el pasado viernes 4, Ortega dijo que el secuestro del excandidato presidencial era similar al del empresario Alfredo Harp Helú, ocurrido en 1994, y aseguró que en ambos el responsable fue el EPR.

Ese mismo día confirmó que el general Mario Arturo Acosta Chaparro, herido cuatro días después del secuestro del llamado Jefe Diego, estaba investigando el caso.

En respuesta, este lunes el EPR afirma:

“Desde los pasillos del poder y las diferentes oficinas de inteligencia policiaca y militar siguen filtrando la mentira de que nuestro partido y ejército es quien se llevó al señor Diego Fernández de Cevallos, en supuesta venganza por la desaparición de nuestros compañeros.

“Nada más falso y perverso entrañan estas filtraciones, que pretenden deslegitimar nuestra lucha y eludir la responsabilidad del gobierno y sus instituciones sobre el crimen de lesa humanidad que constituye la desaparición forzada por motivos políticos”.

Y agrega que de manera “temeraria y tendenciosa” Ortega afirma que ellos (el EPR) secuestraron al panista para recuperar a sus dos compañeros, aunque estén muertos, además de que supuestamente exigen una indemnización millonaria.

En el texto, el grupo armado advierte que filtraciones como las de Ortega sólo tienen el propósito de generar condiciones mediáticas para justificar una represión contra los sectores inconformes de la sociedad y, al mismo tiempo, deslegitimar las causas y razones de la lucha revolucionaria.

“Si en dado caso la ‘retención’ del Señor Diego Fernández lo hubiese hecho un grupo o una organización revolucionaria, en las demandas y exigencias prevalecería más el aspecto político que el económico; pensamos que dentro de esas demandas estarían la libertad sin excepción de todos los presos políticos y la presentación con vida de todos los detenidos desparecidos por motivos políticos”.

Además, indica que su deslinde es porque para su lucha la parte económica no es importante, dado que el dinero no es su fin. Y señala que por experiencia propia y de otros grupos en el mundo, se ha visto que cuando el objetivo económico desplaza los propósitos revolucionarios, se presenta un proceso de descomposición.

De acuerdo con los eperristas, el gobierno de Felipe Calderón está empeñado en sofocar “a sangre y fuego” cualquier manifestación y para ello es asesorado por el exguerrillero salvadoreño Joaquín Villalobos, “en un intento por contrarrestar la insurgencia revolucionaria en nuestro país”.

Antes de concluir, insiste en la presentación con vida de sus dos compañeros desaparecidos desde mayo de 2007 porque, añade, “la presentación oficiosa de que nuestros compañeros están muertos es inaceptable”.

Comentarios