Demanda México mayor cooperación internacional contra el crimen organizado

jueves, 17 de junio de 2010

MÉXICO, D.F., 17 de junio (apro).- México hizo hoy un “enérgico llamado” a la comunidad internacional para combatir el crimen organizado global, mediante una mayor cooperación; y exhortó a fortalecer los mecanismos abatir el problema plasmados en la Convención de Palermo y en sus dos protocolos.

El gobierno de México participó en un panel de discusión de alto nivel en la Asamblea General de la ONU, en Nueva York, sobre crimen organizado trasnacional.

El objetivo del panel patrocinado por México e Italia es alentar el fortalecimiento de la Convención de Palermo y sus dos protocolos, que hacen referencia al tráfico de personas y de armas, los cuales entraron en vigor en 2003.  

Por México participaron el procurador general de la República, Arturo Chávez Chávez y la secretaria de Relaciones Exteriores, Patricia Espinosa.

Ante la Asamblea General de la ONU, el procurador mexicano dijo que “la adhesión universal a la Convención de Palermo y sus protocolos es el paso inmediato a la corresponsabilidad necesaria” para luchar contra el crimen organizado.

Es necesario, agregó, para “construir un futuro seguro, libre de la violencia y del daño que ahora inflige a la humanidad el crimen organizado”.  

Durante su participación, el procurador mexicano defendió la lucha contra el narcotráfico emprendida por el presidente Felipe Calderón.

“Tenemos claro que nuestra convicción inquebrantable habrá de dar resultados. Por dolorosa que sea la realidad de nuestra lucha, el Estado mexicano continuará haciendo lo correcto” señaló Chávez.

“México es fuerte, puede defenderse y terminará controlando la violencia y derrotando a los criminales. Pero esto significaría poco si la demanda de drogas continúa como hasta ahora. El compromiso de mi país, como también el de otros gobiernos, debe fortalecerse con medidas que vayan a la raíz del problema".

Por su parte, la titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Patricia Espinosa señaló que la gran demanda de drogas en Estados Unidos y la facilidad de obtener armas de asalto de ese lado de la frontera hacen que México sufra mucho más la violencia.

“Las ganancias generadas por el tráfico de drogas hacia Estados Unidos hicieron posible la configuración de poderosas bandas que operan en México con una compleja estructura, una gran capacidad económica y un poderosísimo arsenal”, resaltó Espinosa.

Finalmente, ambos funcionarios llamaron a los países que aún no han ratificado los protocolos de la Convención de Palermo --hasta ahora sólo 80 de los 155 naciones signatarias lo han hecho--, a actuar con la urgencia que merece esta problemática cuyas consecuencias siente todo el mundo.

“La lucha de México contra la delincuencia organizada es un combate por la seguridad global, porque luchamos por la libertad, el estado de derecho y la certidumbre de los mexicanos, pero también lo hacemos por la seguridad, la salud y los valores democráticos”, dijo el procurador general, quien subrayó el concepto de corresponsabilidad y advirtió sobre la creciente migración de operadores criminales mexicanos a países de América Central y Sudamérica.

Comentarios