En la mira de "La Resistencia"

sábado, 19 de junio de 2010

La detención de dos hombres que presuntamente participaron en la emboscada del lunes 14 contra un convoy de la Policía Federal en Zitácuaro reveló los pormenores de la agresión y, de paso, señaló con nombre y apellido al probable autor intelectual del asesinato de 12 agentes federales: Nazario Moreno. Funcionarios de inteligencia indican que algunas similitudes entre este ataque y el lanzado contra la secretaria de Seguridad Pública de Michoacán, Minerva Bautista Gómez, apuntan a la existencia de un nuevo grupo de sicarios en esa entidad: La Resistencia.

 

ZITÁCUARO, MICH., 19 de junio (Proceso).- La emboscada del lunes 14 contra policías federales, en la que murieron 12 de ellos y dos presuntos sicarios, se ejecutó por órdenes de Nazario Moreno El Chayo, según la Secretaría de Seguridad Pública (SSP). La dependencia federal identifica a este sujeto como líder de La Familia michoacana.

Fuentes de inteligencia de la SSP señalan además que la agresión, perpetrada en la carretera que va de esta ciudad a Toluca, fue obra del comando conocido como La Resistencia, brazo armado de La Familia que vino a desplazar a Los Zetas, grupo paramilitar del que aquella agrupación se desligó hace dos años.

Octavio Ferris, experto en inteligencia de la SSP, afirma que tanto el atentado del pasado 24 de abril contra Minerva Bautista Gómez, secretaria de Seguridad Pública de Michoacán, como el del lunes 14, son similares y parecen obra de La Resistencia.

“Estos comandos están integrados por excomandantes y exjefes de grupo de la Policía Ministerial y con algunos exintegrantes del Grupo de Operaciones Especiales; sus tácticas son muy parecidas a las de los ministeriales: el fuego cruzado.

“No van al objetivo, como Los Zetas, que son militares o exmilitares. Éstos no dejan a nadie con vida. Su táctica es certera y segura, como en el caso del subsecretario de Seguridad Pública de Michoacán, José Manuel Revueltas López, asesinado el 2 de septiembre de 2009 en una de las principales avenidas de Morelia. Junto al funcionario fueron acribillados su chofer y su escolta. Nadie quedó con vida.”

Extracto del reportaje que se publica en la edición 1755 de la revista Proceso, ya en circulación.

 

Comentarios