Depositan en la Catedral cenizas del creador de La Familia Burrón

miércoles, 2 de junio de 2010

MÉXICO, D.F., 2 de junio (apro).- Las cenizas de Gabriel Vargas, creador de la Familia Burrón, fueron depositadas este miércoles en el nicho 8-49 de la cripta de la Catedral Metropolitana.

Las cenizas “estuvieron una semana en mi casa, y aunque me decían que las llevara a Gayosso para que estuvieran ahí en tanto era llevado a Catedral, yo no quise, porque así lo tuve siete días más conmigo, en nuestro hogar, lo cual me dio la oportunidad de convivir por última vez con él”, dijo la viuda del creador de la familia de quinto patio, Lupita Appendini.

En entrevista con la agencia Notimex, Appendini afirmó estar tranquila, pues “Gabriel ya quería morirse porque se sentía cansado. Eso me hace pensar que él está tranquilo. Se fue contento y así está, porque nos ve a todos nosotros también contentos”.

Y agregó: “Todo el tiempo que estuvo enfermo fue un hombre querido y consentido, yo cumplí hasta el último momento con él y eso me da tranquilidad, y sé que donde está permanecerá contento de vernos contentos a todos”.

Luego de depositar las cenizas del historietista, acompañada de amigos y familiares, la compañera de trabajo y amiga de Gabriel Vargas, fallecido el pasado 25 de mayo, afirmó que ya ha hecho un inventario del legado artístico y cultural de su esposo.

“En cuanto a su herencia como artista, ya tengo todo su despacho bien inventariado. Todo lo que ahí hay se va a ir a la Universidad de Hidalgo. La semana entrante platicaré con el rector para afinar los detalles de la entrega”, dijo.

De acuerdo con Lupita Appendini, suman alrededor de seis mil los libros que pertenecían a Vargas. Además, agregó, están todos sus libreros, mesas, sillas, salas donde él trabajaba, muchísimos diplomas y reconocimientos.

También, dijo, hay portadas, fotografías de él y sus amigos, de sus dibujantes, en fin, testimonios de todo su entorno, y todo eso irá a la universidad del estado donde nació, el 5 de febrero de 1915.

En esa institución, explicó, se creará una Sala de Lectura con el nombre de Gabriel Vargas y ahí mismo se instrumentará una cátedra de dibujo, también con su nombre.

Más adelante se hará una revisión de las historietas del hidalguense, y Porrúa, amigo de la familia, ya se manifestó encantado por hacerlo.

“Con ese ofrecimiento y lo que me dejó dicho Gabriel, se complementa todo para poder dar continuidad a la obra de mi esposo, de don Gabriel Vargas”, señaló Lupita Appendini.

Comentarios