Capacitan a maestros ante ola de violencia en Nuevo León

lunes, 21 de junio de 2010

MONTERREY, N.L., 21 de junio (apro).- Ante el surgimiento cada vez más frecuente de hechos de violencia en zonas próximas a escuelas, la Secretaría de Educación del estado lanzó hoy el nuevo “Manual y protocolo de seguridad escolar”, que contiene indicaciones a los alumnos para que actúen en caso de incidentes naturales y provocados.

Por lo pronto, el instructivo fue distribuido hoy en la Secundaria 20 Eugenio Garza Sada, ubicado en la colonia Emiliano Zapata, de esta ciudad, donde se hizo una representación dramatizada, exhibida en una pantalla, sobre las medidas que deben tomarse en caso de un imprevisto en las escuelas.

El manual, que se espera distribuir en las cinco mil escuelas de la entidad antes de que termine el ciclo escolar, el próximo 9 de julio, fue creado conjuntamente por la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Civil del estado.

En el texto, de 14 páginas, la Secretaría de Educación del estado establece los lineamientos a seguir en los planteles en caso de seis situaciones de riesgo: accidentes, incendio, fugas de gas, amenazas de bomba, disturbios y contingencias meteorológicas.

En el apartado de los disturbios, el manual indica: "Percatándose de un disturbio o despliegue policiaco se prohibirá la salida de salones y áreas administrativas. Si se escuchan algunas detonaciones, evaluar la distancia de ellas; de sentirse en peligro, de inmediato realizar un llamado de alerta y adoptar las medidas de seguridad descritas con posterioridad en este protocolo".

Entre las acciones preventivas recomendadas, el manual señala: “Al escuchar detonaciones en el perímetro escolar, el maestro de inmediato ordenará asumir la posición de agazapado o  pecho a tierra para todos los alumnos. Aquellos niños con capacidades diferentes serán ayudados de inmediato por el maestro o los compañeros más próximos.

“En todo momento el maestro calmará a los alumnos para que no entren en pánico. En ningún momento se permitirá la salida del salón hasta el arribo de una autoridad o que el directivo lo indique. Evitar que por la curiosidad de los niños se asomen a las ventanas. Si existen padres de familia, ingresarlos al área más cercana a los alumnos.

“Evitar contacto visual con los agresores. Evitar tomar video o fotografías (si la persona es vista haciendo esta acción puede provocar a los delincuentes)”.

También se pide a los maestros prohibir a los alumnos la salida cuando haya un incidente.

En otras consideraciones del manual, en caso de lesión se pide a los maestros tener siempre abastecido al botiquín y llamar a una ambulancia y a los padres del menor; en caso de incendio, se pide a los mentores señalizar las salidas, evitar el almacenamiento de combustibles y contar con dos extintores.

En caso de fuga de gas o químicos, se pide evacuar de inmediato el plantel, evaluar riesgos y llamar al personal especializado. Por amenaza de bomba, indica, debe ser evacuado el plantel; quien reciba la llamada, debe captar detalles de quien avisa del hecho, llamar a la autoridad y seguir sus indicaciones.

Ante contingencias meteorológicas, el manual señala que deben tenerse ubicados lugares de albergue, así  como contar con agua, alimentos y medicinas, y alejarse de las instalaciones eléctricas.

El secretario de Educación, José Antonio González Treviño dijo que inicialmente serán capacitados 350 maestros, con la intención de que sea capacitado por lo menos uno de los docentes que trabajan en alguna de las escuelas de preescolar, primaria y secundaria de la entidad, en total 998 mil alumnos de planteles privados y públicos.

Por su parte, el secretario de Seguridad, Luis Carlos Treviño Berchelmann señaló que los agentes preventivos modificarán sus protocolos de seguridad para estar cerca de los centros escolares a la hora de entradas y salidas de turnos matutinos y vespertinos.

Añadió que también realizarán revisiones en el perímetro de las escuelas.

El pasado 9 de junio, dos alumnos de la primaria “Santiago Roel”, ubicado en la colonia Linda Vista, en el municipio de Guadalupe, fueron “levantados” por desconocidos, que les pidieron teléfonos de familiares. Aunque los niños fueron liberados, el incidente, que fue minimizado por el secretario de Educación, provocó psicosis en las escuelas.

El jueves pasado, el diputado federal panista, Gregorio Hurtado Leija solicitó formalmente a la dependencia la suspensión anticipada del ciclo escolar para que pasara la ola de violencia en la ciudad.

González Treviño desestimó la solicitud.

Comentarios