Detienen a enlace del cártel de Sinaloa y narcos colombianos

viernes, 25 de junio de 2010

MÉXICO, D.F., 25 de junio (apro).- Agentes de la Policía Estatal Preventiva (PEP) de Baja California detuvieron en el ejido Mezquital, en la zona norte del valle de Mexicali, a Manuel Garibay Espinoza, quien era el enlace entre el cártel de Sinaloa y narcos colombianos.

El supuesto narcotraficante, conocido como El Meño Garibay,  fue capturado ayer cuando transitaba por un camino del valle de Mexicali, a bordo de un vehículo  Toyota Tacoma, de modelo reciente.

Por la noche, el presunto delincuente fue trasladado en un avión de la Procuraduría General de la República (PGR) al aeropuerto internacional de Mexicali, de donde partió al Distrito Federal para su presentación ante la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO).

En un comunicado, la Secretaría de Seguridad Pública de Baja California informó que Manuel Garibay Espinoza era un "contacto de alto nivel entre el cártel de Sinaloa y narcotraficantes colombianos".

"Actualmente traficaba toneladas de cocaína de Colombia a México" para el cártel de Sinaloa, que encabezan Joaquín El Chapo Guzmán e Ismael El Mayo Zambada, este último padre de El Vicentillo, quien fue detenido en marzo de 2009 por su presunta responsabilidad en el control operativo y logístico del grupo delictivo para el envío de cocaína hacia Estados Unidos, según la dependencia estatal.

El presunto delincuente detenido ayer lideraba además una banda criminal que desde finales de la década de los ochenta se dedicó a secuestrar, asesinar y traficar drogas, señaló.

En sus primeras declaraciones ante las autoridades, luego de ser capturado, El Meño Garibay admitió que trabajaba en Sinaloa (noroeste) bajo las órdenes directas de El Chapo Guzmán y El Mayo Zambada, y huyó hacia Baja California después de "calentarse" (complicarse) esa región.

En 2002, El Meño Garibay fue detenido por José Antonio Pineda Rodríguez, un jefe de la policía de San Luis Río Colorado, Sonora, a quien supuestamente le ofreció dinero para que lo soltara, pero aquél lo rechazó.

Tras ello, Garibay fue turnado a la PGR, que lo liberó al pagar una fianza de 10 mil pesos. Al día siguiente, el policía José Antonio Pineda apareció muerto en su casa de San Luis.

A  El Meño Garibay se le relaciona con los asesinatos de otros jefes y agentes policíacos, como el de Federico Alvídrez Miramontes, cuyo cuerpo fue localizado en su rancho en el ejido Chiapas III, que se ubica a un lado de Río Colorado.

Comentarios