Recaba PGJDF declaración de cómplice de "El JJ"

viernes, 25 de junio de 2010

MÉXICO, D.F., 25 de junio (apro).- La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) ya tiene en su poder la declaración ministerial de José Barreto García, El Contador, quien acompañaba a Jorge Balderas Garza El JJ la madrugada del pasado 25 de enero cuando éste agredió a Salvador Cabañas en el interior del baño de la discoteca Bar Bar.

De acuerdo con el vocero de la PGJDF, René Hernández, la noche del jueves 24 personal de la Subprocuraduría de Averiguaciones Previas Desconcentradas se trasladó a las instalaciones de la Procuraduría General de la República para realizar la diligencia ministerial con Barreto García sobre el incidente ocurrido en el centro nocturno de avenida Insurgentes, misma que, dijo, se incorporará al expediente.

El Contador fue detenido el pasado miércoles en Tlalnepantla, Estado de México por los presuntos delitos de delincuencia organizada y contra la salud. Durante su presentación ante los medios de comunicación, Ramón Pequeño García, jefe de la División Antidrogas de la Secretaría de Seguridad Pública federal (SSP), dijo que dicho sujeto trabajaba como presunto distribuidor de droga de la organización de los Beltrán Leyva en los municipios de Tultitlán, Tlalnepantla y Naucalpan.

Además, detalló que El Contador inició su actividad delictiva en el año 2007, cuando entró en contacto con Javier Escalera Willy, originario de Laredo, Texas quien lo presentó con El JJ en un centro comercial ubicado en el municipio mexiquense de Tultitlán, reclutándolo para trabajar al servicio de la organización delictiva de Arturo Beltrán Leyva.

Pequeño García comentó también que en el 2008, El Contador mantuvo vínculos con Carlos Villanueva de la Cerda, El Comandante 8,  originario de Tamaulipas, y detenido el 11 de febrero de ese mismo año por elementos de la Policía Federal. Este sujeto, apuntó, era identificado como jefe de un grupo de choque establecido en el Estado de México con el fin de eliminar a integrantes de La Familia Michoacana por instrucciones de Edgar Valdez Villarreal, La Barbie.

Es así, prosiguió el funcionario federal, como El Contador, comienza su etapa de narcomenudista dentro de la organización, ganándose la confianza de El JJ para vender droga al menudeo, distribuyendo aproximadamente kilo y medio de cocaína en polvo y piedra por semana.

Sobre lo sucedido en el Bar Bar, El Contador declaró a la SSP que la madrugada del 25 de enero llegaron a dicho establecimiento aproximadamente a la una de la mañana a bordo de un vehículo Audi, color rojo, custodiados por ocho escoltas quienes se transportaban en una camioneta Durango negra y un auto Seat azul.

Agregó que al ingresar al inmueble no fueron revisados por los elementos de seguridad para verificar si portaban armas y que les asignaron la misma mesa que usualmente ocupaban.

Según el declarante, derivado de sus múltiples visitas al Bar Bar, Cabañas y El JJ se saludaban cordialmente cuando se encontraban al punto de que, dijo, Cabañas llama Papi a El JJ.

En esa ocasión, añadió, El JJ le reclamó a Cabañas preguntándole "que pasaba con los goles", lo que disgustó al futbolista, quien al parecer le contestó de manera agresiva. Esa actitud, dijo, irritó a El JJ.

Posteriormente, dijo, alrededor de las cinco de la mañana, Salvador Cabañas se dirigió al sanitario; en ese momento El JJ siguió al futbolista. Una vez que se encontraban al interior del sanitario, según Barreto García, observó como El JJ sujetó a Cabañas por el cuello con una mano y con la otra lo encañonaba con un arma de fuego en la frente, al momento que lo amenazaba.

Barreto García indicó que fue entonces cuando se escuchó un disparo y salieron del inmueble sin obstáculo alguno, contando con el apoyo del personal de seguridad del Bar.

Una vez que salieron del lugar, dijo que El JJ se dirigió hacia Tecamachalco, Estado de México y que el se fue hacia el norte de la Ciudad de México.

Agregó que los días posteriores al atentado contra Salvador Cabañas, mantuvo comunicación con El JJ y le comentó que Edgar Valdez Villarreal La Barbie y Gerardo Álvarez Vázquez, El Indio estaban molestos con él por lo ocurrido en el centro nocturno.

Tiempo después, Francisco Barreto, por medio de sus colaboradores al interior de la organización, tuvo conocimiento que El JJ planeaba quitarle la vida debido a que tenía un adeudo con él por un monto de 200 mil dólares, además de ser el único testigo de lo acontecido en el Bar Bar.

A raíz de la detención de El Indio, El Contador refirió que El JJ quedó como encargado de la plaza en el Estado de México.
Barreto García permanece a disposición de las autoridades federales que lo investigan por ilícitos como delincuencia organizada y narcotráfico. 

Comentarios