Condena Gómez Mont ejecución de Torre Cantú

lunes, 28 de junio de 2010

MÉXICO, D.F., 28 de junio (apro).- Pese a que el asesinato del candidato priista a la gubernatura de Tamaulipas, Rodolfo Torre Cantú, y de otras cuatro personas representan “actos que atentan contra la vida, la paz y la seguridad de todos los mexicanos”, el secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, eludió que la Procuraduría General de la República (PGR) atraiga la investigación, y sólo ofreció colaborar con el gobierno estatal.

En la primera reacción del gobierno de Felipe Calderón a la ejecución del candidato a gobernador, un hecho que no ocurría desde el asesinato del aspirante presidencial Luis Donaldo Colosio, en 1994, Gómez Mont convocó a los medios de comunicación para sólo leer ante ellos un comunicado de “condena total” a los cinco homicidios ocurridos la mañana de este lunes.

El funcionario afirmó que estos hechos representan un acto absolutamente reprobable, que llena de indignación a la sociedad entera, y expresó a nombre del gobierno federal “su más profundo pésame a los familiares, amigos y deudos de don Rodolfo Torre Cantú y de sus acompañantes”.

Dijo también que Calderón se comunicó con la presidenta del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Beatriz Paredes, y con el gobernador del estado, Eugenio Hernández, para expresarles sus condolencias por esta irreparable pérdida.

“El gobierno federal hace también llegar un mensaje de condolencia y solidaridad a la sociedad tamaulipeca y especialmente a todos los miembros del Partido Revolucionario Institucional por esta lamentable pérdida”, expresó.

“Desde el primer momento hemos ofrecido la colaboración plena del gobierno federal a las autoridades estatales para llevar a fondo las investigaciones del caso, hasta dar con los responsables de estos execrables actos y llevarlos ante la justicia”, dijo el funcionario, quien encabezó más tarde una reunión del Gabinete de Seguridad.

Anunció, también, que más tarde viajaría a Tamaulipas, para ofrecer al gobernador todo el apoyo del gobierno federal, y disertó: “Como sociedad y como gobierno no podemos permitir este tipo de actos que atentan contra la vida, la paz y la seguridad de todos los mexicanos.  Estos hechos refrendan la necesidad de combatir al crimen organizado desde todos los frentes.”

Y sentenció: “Todos los mexicanos debemos condenar este acto cobarde y el Estado mexicano en su conjunto habrá de hacer un frente común para combatir el terrible flagelo de la delincuencia organizada.”