"Más que declaraciones, PRI reclama investigación ágil y certera": insiste Paredes

martes, 29 de junio de 2010

MÉXICO, D.F., 29 de junio (apro).- La presidenta nacional del PRI, Beatriz Paredes, reclamó, “más que declaraciones, una investigación ágil y certera” que lleve a la captura de los responsables del asesinato del candidato priista al gobierno de Tamaulipas, Rodolfo Torre Cantú.
Con un discurso duro, crítico como pocas veces hacia el presidente Felipe Calderón, la dirigente nacional del PRI exigió respeto al dolor de los priistas y demandó justicia; que se esclarezcan los hechos que segaron la vida a Torre Cantú.
Enfundada en un huipil negro, acompañada por 14 de los 19 gobernadores priistas; de los coordinadores parlamentarios en el Senado y la Cámara de Diputados, Manlio Fabio Beltrones y Francisco Rojas, y líderes de los tres sectores del PRI, Beatriz Paredes fijo la postura de su partido en torno al llamado del presidente Felipe Calderón a crear un frente común contra el crimen organizado.
En el salón Alfonso Reyes, de la sede nacional del PRI, Beatriz Paredes se lanzó duro contra Calderón, a quien evitó mencionar por su nombre y cuestionó su liderazgo como presidente de México:
“Siempre hemos estado dispuestos a dialogar, pero con liderazgos legítimos y no fruto del oportunismo que se riegan en la borrasca tormentosa para ver si recomponen su posicionamiento, cuando ha sido precisamente la irresponsabilidad y el cortoplacismo el querer ganar a cualquier costo, lo que ha enturbiado el debate y envilecido a la política.”
Luego, le recordó al presidente Calderón las facturas que le debe al PRI, partido al que ha recurrido en auxilio para resolver los problemas que lo aquejan.
“Nuevamente se le pide al PRI civilidad, cuando fue la responsabilidad democrática del PRI la que le dio vigencia a este régimen, cuando los legisladores de nuestro partido hicieron el quórum para que se rindiera protesta”, reclamó Paredes.
En el escenario adornado de macetas de azaleas blancas y hojas de “millonaria”, entre blancos arreglos florales como los que se utilizan en los funerales, Paredes Rangel siguió con los reclamos para Calderón:
“Una vez más se convoca al PRI, cuando hemos planteado en sucesivas entrevistas nuestra preocupación por el subejercicio presupuestal. Cuando se tienen congelados los recursos para obras prioritarias para el desarrollo en las entidades gobernadas por correligionarios nuestros, cuando no se investiga el posible uso de las instituciones de seguridad en el espionaje electoral, cuando los delegados federales orientan su actuación con propósitos partidistas.”
Cuestionó que Calderón llame al PRI a la cordura y acepte participar en el frente común, cuando ella misma decidió no someter a debate la estrategia de seguridad nacional y cuando sus legisladores aprobaron las iniciativas que fortalecían el papel de las instituciones de procuración de justicia.
Esto, explicó, a sabiendas de que no es decisión constitucional que el Ejército y las Fuerzas Armadas combatan al crimen organizado; y lo hacen sirviendo a la patria “atendiendo las instrucciones de su comandante supremo” el titular del Ejecutivo, Felipe Calderón, indicó.
Beatriz Paredes dijo para los priistas, el llamado del presidente Calderón es el “fermento de una estrategia política de lucro con la tragedia” que los agravia, por lo que exigió respeto al dolor, al duelo de su partido, y demandó, “sobre todo”, justicia para el esclarecimiento de los hechos que cegaron la vida de Rodolfo Torre Cantú, de Enrique Blacmore Smer, de Luis Gerardo Sotelo Zubieta, Rubén López Zúñiga y de Francisco Javier López Atache.
“Más que declaraciones, reclamamos una investigación ágil y certera que encuentre a los culpables. El PRI y el pueblo de México en estos temas exigen resultados”, apuntó. Porque en un país donde las instituciones democráticas están debilitadas y la política se ha envilecido se genera un clima propicio para que la delincuencia pretenda enseñorearse”, apuntó.
“El crimen contra Rodolfo Torre Cantú se inscribe en el clima de inseguridad que prevalece en nuestro país; 22 mil 700 muertos durante lo que va del sexenio según cifra oficial, con fecha a marzo de este año. Se realiza este crimen en medio de un ambiente de crispación que es altamente dañino para la sociedad y que deteriora el destino democrático del país”, agregó.
Al finalizar su discurso, Paredes Rangel se retiró en silencio del salón, respaldada por Beltrones, Rojas, los gobernadores de Yucatán, Yvonne Ortega; de Coahuila, Humberto Moreira; de Campeche, Fernando Ortega; de Colima, Mario Anguiano; de Durango, Ismael Hernández Deras; de Puebla, Mario Marín; de Querétaro, José Calzada Rovirosa; de Tabasco, Andrés Granier; de Veracruz, Fidel Herrera; de Nuevo León, Rodrigo Medina; de Nayarit, Ney González; de Hidalgo, Miguel Angel Osorio Chong; de San Luis Potosí, Fernando Toranzo, y del Estado de México, Enrique Peña Nieto.

Comentarios