Calderón y gobernadores acuerdan crear policía única en el país

jueves, 3 de junio de 2010

MÉXICO, DF, 3 de junio (apro).- Tres años y medio demoró el presidente Felipe Calderón en convencer a la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) y a los alcaldes sobre la pertinencia de crear una policía única en el país.

En la 28 sesión del Consejo Nacional de Seguridad Püblica, celebrada en Palacio Nacional, Calderón dijo estar ya en condiciones de enviar una propuesta a la Cámara de Diputados para suprimir las 32 policías estatales, así como a las municipales, con el fin de “enfrentar con mayor eficacia” a la delincuencia organizada y, sobre todo, al narcotráfico.

Actualmente, cada uno de los gobernadores mantiene el control sobre sus propios cuerpos policiacos y los alcaldes hacen lo propio con sus uniformados. Y la mayoría de los Ejecutivos locales pertenece a la oposición, es decir, al Partido Revolucionario Institucional (PRI).     

La propuesta del gobierno calderonista consiste en que exista un solo mando central –ubicado en la Ciudad de México-- y 32 coordinaciones estatales, incluido el Distrito Federal.

Durante la sesión, los gobernadores no objetaron la creación de una sola corporación y sus intervenciones sólo fueron en el sentido de que se incorporen cuatro mandatarios locales a los trabajos para transformar el sistema policiaco en México.

En su discurso, Calderón comentó que esta policía única será reforzada por las Fuerzas Armadas, con el fin de no ceder terreno a la delincuencia organizada, sobre todo en las zonas que, a su juicio, ya han sido recuperadas.

El anuncio sobre la policía única fue el eje sobre el cual Calderón Hinojosa defendió nuevamente el hecho de sacar de los cuarteles a las Fuerzas Armadas para enfrentar a los narcotraficantes.

“Porque es indignante que los grupos criminales pretendan suplantar a las autoridades municipales, estatales o federal, e imponer sus propias reglas; que pretendan, por encima de la ley, exigir a la gente honrada cuotas de protección, y que los ciudadanos no tengan el respaldo de autoridades fuertes que las defiendan de estos abusos”, dijo.

Las bandas criminales, añadió, ya habían rebasado la capacidad de acción de las autoridades en varias comunidades, y esto propició que muchos ciudadanos inocentes fueran sometidos a la voluntad de la delincuencia organizada.

“¿Qué teníamos que hacer? Teníamos que desplegar a las Fuerzas Federales para apoyar con todo el poder del Estado, como insistentemente he dicho, a las autoridades locales, precisamente en esos lugares donde estuviesen más amenazadas por la acción de los criminales”, explicó.

En respuesta a las críticas por haber declarado la “guerra” al narcotráfico, Calderón dijo que su gobierno no pretende ni debe sustituir de manera permanente la tarea que en cada municipio y en cada entidad debe realizarse para proteger a la población.

“El apoyo de las Fuerzas Armadas y de la Policía Federal a las autoridades estatales y municipales es de carácter temporal y subsidiario. Nuestro objetivo es respaldarlas en tanto las autoridades locales pueden reconstruir sus cuerpos policiacos y los integren con gente confiable, que no tenga compromiso con los criminales, sino única y exclusivamente con los ciudadanos”, insistió.