EU culpa a Calderón por el aumento de violencia en la frontera

jueves, 3 de junio de 2010

WASHINGTON, 3 de junio (apro).- La Casa Blanca atribuyó hoy la violencia en la frontera con México a la “guerra” que libra el presidente Felipe Calderón contra el narco  y utilizó ese argumento para justificar la reciente decisión del presidente estadunidense, Barack Obama, de ordenar el despliegue de la Guardia Nacional a la zona limítrofe.
“Obviamente lo que ha hecho el presidente Calderón para combatir al crimen y a las pandillas es algo que también ha provocado un aumento de la violencia”, consideró el vocero de la Casa Blanca, Robert Gibbs, al comentar la reunión de esta tarde entre Obama y la gobernadora republicana de Arizona, Jan Brewer.
El tema de la violencia relacionada con el trasiego de las drogas que azota a México, y que amenaza con contagiar a los estados del sur de Estados Unidos, fue el tópico más importante del encuentro con Obama, según la propia gobernadora de Arizona.
Primero se concretará la “seguridad fronteriza y después la reforma migratoria”, anunció a los reporteros Jan Brewer al término de su reunión con Obama.
Al ser cuestionado sobre si la reciente decisión del presidente Obama, sobre el despliegue de mil 200 soldados de la Guardia Nacional en la frontera con México, es un reflejo de la preocupación que tiene el gobierno estadunidense en torno a la inseguridad fronteriza causada por la narcoviolencia y su potencial contagio para Estados Unidos, el vocero presidencial simplemente aceptó la premisa, e indicó que la militarización de la zona limítrofe no es una práctica nueva.
“Este es un problema que se ha dado en diferentes periodos y la Guardia Nacional ha sido enviada a la frontera en esas ocasiones”, subrayó Gibbs durante su cotidiana rueda de prensa.
En tanto, Brewer rechazó que la promulgación de la SB1070 sea una medida para ‘criminalizar’ a la inmigración indocumentada, e insistió en que esta ley refleja las preocupaciones que se tienen sobre los problemas de violencia en México.
“Necesitamos que se construya un cerco de acero en la frontera que el estado de Arizona comparte con México”, declaró Brewer, quien solicitó al gobierno federal que inicie la construcción del ‘muro’ en un plazo de 30 días.
La gobernadora subrayó a los reporteros que de los 500 millones de dólares adicionales que solicitó hace unos días el presidente Obama al Congreso, para fortalecer la seguridad en la frontera con México, ella espera que la mayoría de los recursos se destinen a Arizona, con el fin de financiar el despliegue de la Guardia Nacional y los trabajos de vigilancia fronteriza por medio de tecnología y muros de acero y concreto.
“Creo que en unas dos semanas podremos saber el número preciso de integrantes de la Guardia Nacional que se enviarán a Arizona, aunque considero que debe ser la mayoría”, puntualizó Jan Brewer, quien calificó de “cordial” la reunión que sostuvo este jueves con Obama en la Oficina Oval de la Casa Blanca.
“El presidente escuchó las inquietudes de la gobernadora Brewer y señaló que los esfuerzos en curso en materia de seguridad y protección de la frontera han aumentado la presión contra las organizaciones del tráfico ilegal de personas y armas”, acotó la Casa Blanca en un comunicado.
Además, reconoció que, pese a las mejoras significativas en materia de seguridad fronteriza, el presidente Obama aceptó las frustraciones que comparten los estadunidenses por el tema de la inmigración indocumentada.
“El presidente instó a la gobernadora Brewer a trabajar de manera coordinada y bipartidaria en el tema de la reforma migratoria integral, con el fin de desplegar soluciones inteligentes, sensatas y eficaces que el pueblo estadunidense espera y merece de su gobierno federal”, remató la Casa Blanca.

Comentarios