Ortega Sánchez acusa al EPR del secuestro de Fernández de Cevallos

viernes, 4 de junio de 2010

MÉXICO, D.F., 4 de junio (apro).- El presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, José Antonio Ortega Sánchez, acusó hoy al Ejército Popular Revolucionario (EPR) de estar detrás del secuestro de Diego Fernández de Cevallos.

A pesar de que dicho grupo subversivo se deslindó del plagio, el dirigente del organismo civil dijo que el caso Diego tiene grandes similitudes con el secuestro del banquero Alfredo Harp Helú, perpetrado, dijo, por el EPR en 1994, y con todo lo que se ha presentado alrededor del caso Diego es evidente que dicho grupo lo mantiene “retenido”.

En conferencia de prensa, Ortega afirmó que a cambio de la libertad de Fernández de Cevallos, el grupo “guerrillero” pide que se presente con vida a dos de sus integrantes: Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez, supuestamente retenidos por agentes del Estado.

Sobre el atentado contra el general Mario Arturo Acosta Chaparro, señaló que está relacionado con el caso, debido a que estaba investigando la desaparición del panista, ocurrida el pasado 14 de mayo.

“Sí, tengo certeza de que el general Acosta Chaparro estaba investigando el secuestro del Jefe Diego desde el sábado al medio día porque hablé con él en más de 12 ocasiones”.

Según él, lo comentó con autoridades del gobierno federal, concretamente con el procurador, “y él (Acosta) me confirmó la información”.

El general retirado Mario Acosta Chaparro resultó herido en el tórax al ser baleado por un sujeto durante un presunto intento de asalto en la colonia Roma, delegación Cuauhtémoc, el pasado 19 de mayo, cinco días después de la desaparición de Diego Fernández.

De acuerdo con reportes policiacos, el militar y su chofer estaban dentro de un vehículo a la altura del número 241 de la calle Sinaloa, casi al cruce con Tampico, cuando se les acercó un individuo y le disparó en varias ocasiones.

Luego del hecho, el chofer trasladó a Acosta Chaparro al Hospital Central Militar para ser atendido por sus heridas.

Acosta Chaparro fue liberado en junio de 2007 tras más de seis años de permanecer en prisión en el Campo Militar Número 1 de la Ciudad de México, acusado de brindar protección al narcotráfico.