El narco, nuevo "poder fáctico", admite Calderón

lunes, 7 de junio de 2010

MÉXICO, DF, 7 de junio (apro).- El presidente Felipe Calderón definió a la delincuencia organizada y, sobre todo al narcotráfico, como un nuevo “poder fáctico” que ha provocado durante los últimos años graves violaciones a los derechos humanos, como secuestros, robos, asesinatos y extorsiones a gente honesta.

Al encabezar la ceremonia por el XX aniversario de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), admitió que en la medida en que los cárteles de las drogas fueron apoderándose de territorios en México, también se fue desatando una violencia inaudita, por lo que fue necesario tomar medidas emergentes, como sacar a las Fuerzas Armadas de sus cuarteles.

“Este enemigo es hoy, y lo digo bajo mi absoluta responsabilidad, la principal amenaza no sólo al estado de derecho, sino al ejercicio de las libertades y de los derechos humanos en nuestro país, no sólo de los mexicanos, sino de los migrantes”, enfatizó.

El pasado 25 de marzo, Calderón dijo que los narcotraficantes eran una “bola de maleantes” y los catalogó como “una ridícula minoría” que sería derrotada por la fuerza del Estado.

No obstante, Calderón cambió hoy el término al afirmar que se trata de “una nueva fuente”, “un poder fáctico” que atenta contra la vida, la libertad, el patrimonio y la integridad física de los mexicanos.

Ante la necesidad de controlar más territorios y expandir negocios, explicó, los narcotraficantes incrementaron los niveles de violencia y, con ello, se puso en riesgo a poblaciones completas.

“Y por ello, en su lucha contra otros grupos que buscaban el mismo territorio, comenzó a crecer en México y de manera notable, no sólo el número de hechos violentos, sino también el grado y la ferocidad de la violencia, ya que para dominar esos territorios y mercados, los criminales tenían que hacer sentir su fuerza, tienen que hacerlo para intimidar a sus rivales, para paralizar a las autoridades y para aterrorizar a la sociedad”, agregó.