Iglesias y museos, sitios favoritos de saqueadores de arte: Interpol

martes, 8 de junio de 2010

MEXICO, D.F., 8 de junio (apro).- Las iglesias y los museos se han convertido en los lugares favoritos de los saqueadores del patrimonio cultural, advirtieron hoy funcionarios del Consejo Internacional de Museos (ICOM) y de la Interpol.

Julián Anfruns, director del ICOM, y Jean Pierre Jouanny, representante de la Interpol, participaron en la presentación de la lista roja de bienes culturales en peligro de extinción en México y Centroamérica que se llevó a cavo en el Museo Nacional de Antropología. Ahí, ambos funcionarios reconocieron que el tráfico de bienes culturales de México y Centroamérica ha ido en aumento en los últimos años.

El representante de la Interpol de Lyon, Francia, dijo que la presentación de esta lista obedece a una lucha contra el saqueo y la destrucción de los sitios arqueológicos de la región y el robo de objetos de iglesias y museos, así como para prevenir el tráfico ilícito.

Añadió que el propósito es contribuir con las autoridades judiciales y aduaneras para proteger el patrimonio cultural de estos países.

Además, explicó que la lista, elaborada por expertos de México, Guatemala, Belice, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá, es un instrumento de ayuda a los museos, comerciantes de arte, coleccionistas, funcionarios de aduanas y policías, en la tarea de identificar objetos que podrían haber sido exportados ilegalmente o ser susceptibles del tráfico ilícito.

Por su parte, Alfonso de Maria y Campos, director del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), señaló que la lista tiene dos objetivos: promover entre gobiernos y ciudadanos del continente la toma de conciencia sobre la fragilidad de patrimonio cultural, e incrementar la cooperación internacional para combatir el tráfico ilícito de los bienes culturales.

En la lista, en la que se presentan 109 obras entre concha y hueso, cerámica, metales, lítica, pintura, escultura, documentos y platería, se describen algunos objetos que podrían ser sujetos de compra-venta ilícita en el mercado de antigüedades.

“No es una lista extensiva de cada objeto; sólo son tipos de objetos que pueden estar en peligro”, dijo Anfruns.