"Monumento al servilismo", el desalojo en Cananea: Gómez Urrutia

martes, 8 de junio de 2010

MÉXICO, D. F., 8 de junio (apro).- El líder del sindicato minero, Napoleón Gómez Urrutia, censuró este martes el desalojo en la mina de  Cananea, y afirmó que “esa nueva agresión es verdaderamente un monumento al servilismo, al entreguismo de las autoridades federales hacia una empresa”.
De acuerdo con Gómez Urrutia, los trabajadores mineros se reorganizarán para defender sus derechos laborales y sus empleos en la mina sonorense.
    En entrevista con Carmen Aristegui, el líder minero, exiliado en la ciudad de Vancouver, Canadá, aseguró que los trabajadores determinaron no aceptar la liquidación ofrecida por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS).
    “Ellos siguen con su lucha, no van a regalar su trabajo, su vida, sus contratos colectivos a una empresa que se ha caracterizado por ser totalmente explotadora de los trabajadores”, añadió.
    A la empresa Grupo México, agregó, “no le va a ser fácil” poner en operación, ni con cientos de policías federales o estatales, una mina que operaba con más de mil cien trabajadores.  
    Sobre el papel del gobierno federal en la toma de la mina, expresó que el presidente Felipe Calderón tuvo una actitud “indignante” que representa un retroceso a cien años de la Revolución, debido a que actúa “de manera porfirista” violando la Constitución.  
    “Esta nueva agresión es verdaderamente un monumento al servilismo, al entreguismo de las autoridades federales hacia una empresa, que la han puesto en evidencia en muchas ocasiones”, indicó.
    Gómez Urrutia recordó que la empresa intentó tres veces entrar a la mina de Cananea, “primero declarando inexistente la huelga, en complicidad con la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje; después, Grupo México presentó fotografías viejas de deshechos, de basura, y dijo que así, en esas condiciones, estaba la mina, pero eso era mentira. Esto lo aceptó la Secretaría de Economía y del Trabajo, y por eso la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) terminó la relación laboral entre Grupo México y el sindicato. Y finalmente se envió a la fuerza pública, con estas consecuencias”.
Sobre el desalojo en Pasta de Conchos, del que se deslindó la STPS, Gómez Urrutia consideró que se trata de una arbitrariedad más para tomar la mina, usando a los gobiernos estatales.
Además, destacó que en el año 2006, cuando ocurrió la explosión en Pasta de Conchos, tras la cual murieron 65 trabajadores, el entonces secretario del Trabajo, Francisco Javier Salazar, decidió cerrarla, pero ahora la empresa pretende recuperarla.
El líder minero recordó las malas condiciones en las que se encontraba la mina al momento de la explosión, y resaltó la necesidad de recuperar los cuerpos de los 63 mineros que se mantienen atrapados.

FRNSM responsabiliza a Napo

El Frente de Renovación Nacional del Sindicato Minero (FRNSM) responsabilizó a Napoleón Gómez Urrutia por el desalojo de los mineros de Cananea, ocurrido el pasado domingo 6.
    En un comunicado, el dirigente del FRNSM, Carlos Pavón, exsecretario de Asuntos Políticos del sindicato que encabeza Gómez Urrutia, lamentó el ingreso de la Policía Federal a la mina, y dijo que hubiera preferido una salida dialogada y negociada.
     Cualquier daño a la integridad de los trabajadores, agregó, será culpa de Gómez Urrutia, porque “antepuso sus intereses personales, porque pretendió negociar con la Secretaría del Trabajo y el gobierno federal que se retiraran las órdenes de aprehensión en su contra y se le indemnizara con 100 millones de dólares por daño moral, y dejó de lado la defensa de los trabajadores”.
      De acuerdo con Pavón, en diversas ocasiones advirtió a sus compañeros que resolvieran sus problemas alejados de Gómez Urrutia, porque ningún líder hubiera arriesgado a ese extremo a la base trabajadora que lidera.
    El dirigente minero sostuvo que estarán pendientes de lo que suceda después de la recuperación de la mina de Cananea por parte de la Policía Federal, luego de señalar que la toma es un mal precedente para el sector y un duro golpe para los trabajadores.
     Asimismo, desestimó el anuncio hecho por Gómez Urrutia en torno de la toma de puertos e instalaciones estratégicas, en rechazo a la toma de las minas, pues eso, dijo, “sólo pone en riesgo la integridad física de los trabajadores”.
     Y agregó: “Napoleón de eso vive, quiere que haya confrontación entre mineros, de mineros contra la policía, y si hay muertos mejor, para seguir viviendo ante la opinión pública”.
Pavón consideró necesario buscar ayuda para los trabajadores mineros, siempre y cuando se deslinden de Gómez Urrutia, “porque no es un buen capitán el que está peleando delante con su tropa, sino que manda a su tropa desde el extranjero”.
     Al respecto, el senador panista Marco Cortés, quien consideró la toma de las minas como “una muestra necesaria de la aplicación del estado de derecho”, calificó de respetable el derecho a huelga de los trabajadores, pero el gobierno, dijo, no puede estar a expensas de dirigentes sindicales “que argumentando la protección a los derechos laborales se enriquecen y lucran políticamente con los derechos de la gente”.
Y pidió al Partido de la Revolución Democrática (PRD) no politizar el asunto minero ni “sacar raja política” con movilizaciones “que lo único que logran es el desgaste de los trabajadores “y no aportan una solución al problema”.

Comentarios