No daremos descanso a Grupo México: Sindicato minero; liberan a los cinco detenidos

martes, 8 de junio de 2010

CANANEA, Son., 8 de junio (apro).- “El conflicto en esta ciudad, generado por el sorpresivo desalojo de los trabajadores en huelga de la mina de Cananea apenas empieza, porque los miembros de la Sección 65 del Sindicato Minero no le darán descanso a Grupo México”, advirtió Sergio Tolano Lizárraga, dirigente seccional.
    A punto de concluir un mitin de apoyo a los trabajadores de la mina, desalojados la noche del domingo pasado, Tolano Lizárraga, quien había suspendido sus apariciones públicas al tener una orden de aprehensión en su contra, llegó a la plaza principal Benito Juárez, acompañado de los cinco trabajadores detenidos durante el desalojo.
    Tolano Lizárraga llegó al lugar en medio de una interminable serie de discursos que, hasta las 20:00 horas de hoy, no habían concluido.
    “Los granaderos no se van a hacer viejos ahí. Mañana o pasado se van a ir y, entonces la empresa y los traidores que guiaron a los `porros`, se las van a ver con nosotros, porque no nos vamos a ir de Cananea”, añadió.
    La noche del domingo pasado, los trabajadores Gerardo Ochoa, Rodolfo Valdez, Luis Borbón, Luis Torres y Marcelo Lara, fueron detenidos por elementos de la Policía Federal, cuando realizaban una guardia a las puertas de la mina.
    Los trabajadores fueron puestos a disposición de un agente del Ministerio Público del fuero común, acusados de incendiar un edificio en el lote minero, lo que los sindicalistas atribuyen a un grupo de “`porros` que sirvió de avanzada a la Policía Federal”.
    Durante el mitin, convocado por mineros jubilados, el Primer Visitador de la Comisión de Derechos Humanos de Sonora (CEDHS), Aldo René Saracho, se había comprometido a que los trabajadores serían liberados, debido a que “ya está comprobado que no hay elementos suficientes para sentenciarlos”.
    El primero de los oradores fue el excandidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador, quien por teléfono se dirigió a las cerca de 1,500 personas que acudieron al mitin en la Plaza Juárez.
    López Obrador condenó la ocupación de la mina y llamó a mantener la “resistencia”, y elogió a los trabajadores por no haber intentado hacer frente de manera violenta a los agentes federales.
    Durante la jornada, la Policía Federal dejó de patrullar la ciudad y sólo mantuvo sus guardias, aunque reforzadas en la Puerta 1, debido a que los agentes federales propiciaron ayer un enfrentamiento, al agredir al reportero Benjamín Zambrano y golpear a su hijo, Martín Zambrano, cuando documentaban algunos excesos de los agentes federales.
    Esta agencia constató, alrededor del mediodía, que ocho autobuses con policías federales, custodiados por patrullas, se trasladaron a Imuris, entronque que conecta a la autopista Hermosillo-Nogales.
    El visitador de la CEDHS, Aldo René Saracho, afirmó que la suspensión de los patrullajes fue un logro por la actitud pacífica de los mineros y porque “la Policía Federal se salió de control”.
    En la mayoría de los discursos hubo insultos y denuncias contra el presidente Felipe Calderón; el secretario del Trabajo, Javier Lozano Alarcón; el dueño de Grupo México, Germán Larrea Mota Velazco, y el gobernador del estado, Guillermo Padrés Elías, originario de Cananea.
    Y es que apenas hace tres semanas, Padrés Elías había reiterado que no permitiría una incursión federal en Mexicana de Cananea, ni usaría a los policías estatales en contra de los trabajadores.
    Ayer, los trabajadores regresaban a pie de la cárcel municipal, donde permanecían sus cinco compañeros, rumbo a la sede sindical. Pero al pasar por la Mueblería Padrés, propiedad de la familia del mandatario estatal, arremetieron a pedradas contra el inmueble, que desde ese momento se encuentra custodiado por la Policía Ministerial.
    Con pancartas, discursos y consignas, Padrés fue calificado como “traidor” por respaldar ahora el desalojo de la mina.