Declaran zonas de desastre municipios afectados por Alex

jueves, 1 de julio de 2010

MONTERREY, N.L., 1 de julio (apro).- A consecuencia de los incuantificables daños materiales que dejó a su paso por esta ciudad y otros municipios de la entidad el huracán Alex, el gobierno del estado solicitará a la Federación que dichas poblaciones sean declaradas zonas de desastre.
Lo anterior se dio a conocer después de la reunión que sostuvieron esta tarde los integrantes del Comité de Contingencias Hidrometeorológicas, en el cuartel de Seguridad Estatal C5, al sur de esta ciudad.
De acuerdo con los últimos datos, el huracán Alex, que ya se degradó a tormenta tropical, dejó un saldo de cinco muertos y afectó a cientos de miles de personas-
           En conferencia de prensa, el alcalde de esta ciudad, Fernando Larrazábal, informó que dos personas, que hasta ahora no han sido identificadas, fallecieron en el cauce del arroyo Topo Chico.
    Dijo que las otras tres víctimas fueron atrapadas por la corriente cuando intentaban cruzar una calle en el municipio de Montemorelos, al sur de Monterrey.
          El gobernador Rodrigo Medina realizó un recorrido por los municipios más afectados, los del sur y los del área metropolitana de Monterrey.
           Comentó que hasta el mediodía de este jueves habían sido evacuadas cuatro mil viviendas y que 80 mil hogares se quedaron sin energía eléctrica y 110 mil más se encontraban sin agua potable.
          Indicó que hay daños en carreteras federales de los municipios Terán y Linares, y señaló que han quedado incomunicados los municipios de Santiago, Rayones, Montemorelos y Linares, así como las partes altas de Santa Catarina.
           Medina de la Cruz dijo que los ríos Salinas Victoria, Topo Chico y La Silla se desbordaron, mientras que en el municipio de Escobedo la crecida del río Pesquería provocó el desalojo de decenas de familias que vivían en casas de madera y cartón.
En tanto, vecinos del zoológico La Pastora, en Guadalupe, ubicado a un lado del río La Silla, reportaron que una reja fue derribada por la corriente y varios búfalos escaparon.
Raúl Savre, administrador del Aeropuerto Internacional de Monterrey, ubicado en el municipio de Apodaca, informó que en el transcurso de la noche de ayer y el día de hoy fueron cancelados siete vuelos con destino a Estados Unidos, debido a las torrenciales lluvias.
           Por su parte, el alcalde Fernando Larrazábal anunció que también solicitará que el municipio sea declarado zona de desastre.
          Según informes, unos 25 mil trabajadores no se presentaron hoy a laborar.
          Hasta este mediodía, Alex había arrojado 242 milímetros de agua. En algunos casos, como en la estación la Estanzuela, en el municipio de Santiago, se reportó una gran caída de agua.
           A su vez, la Secretaría de Seguridad Pública del estado informó que una persona había caído al arroyo Topo Chico y que aún no había sido encontrada.
           La Secretaría de Educación del estado anunció que las clases en todos los niveles, en planteles públicos y privados, fueron suspendidas mañana y que las actividades se reanudarán el próximo lunes.
          Dijo que en algunos planteles se han reportado inundaciones leves y que escuelas ubicadas en los municipios Zaragoza, Aramberri y Linares fueron habilitadas como albergues.
           Otros informes señalaron que el río Santa Catarina, que atraviesa la zona metropolitana de Monterrey, estaba a punto de desbordarse y que algunos tramos de las avenidas Morones Prieto y Constitución quedaron destruidos por la  corriente.
            La imagen recuerda la catástrofe que ocasionó en la entidad el huracán Gilberto en septiembre de 1988, que dejó un saldo de unas 500 personas muertas.
          La corriente del Río Santa Catarina, afluente que durante todo el año permanece seco, arrastró cuatro vehículos estacionados y destruyó canchas de futbol rápido.
          En tanto, la escultura de la Virgen de Guadalupe, colocada en el talud del río, a la altura de la colonia El Obispado de esta ciudad, fue arrastrada por la corriente.
          La efigie de metal, de 15 metros de altura y 12 toneladas de peso, fue colocada en ese lugar en 1990, a un lado de donde se instaló el temple para recibir al Papa Juan Pablo II en su visita a la ciudad.
          A su vez, la Conagua informó que dos presas de la entidad se encuentran a su máxima capacidad, por lo que es necesario desfogarlas.
          Indicó que la presa La Boca, ubicada en el municipio de Santiago, ha recibido 600 metros cúbicos por segundo y actualmente almacena 38 millones y está al 98% de su capacidad.
          Añadió que fue necesario abrir cuatro compuertas para evitar que se desbordara.
         La presa Cerro Prieto, en el municipio Linares, tiene 305.5 millones de metros cúbicos, más del 100% de su capacidad, por lo que ya fueron abiertas tres compuertas.

Comentarios