PRD: Todo, todo, por sobrevivir...

sábado, 10 de julio de 2010

MÉXICO, D.F., 10 de julio (Proceso).- Aun con los triunfos en Oaxaca, Puebla y Sinaloa, la coalición electoral PAN-PRD recibió fuertes críticas de perredistas y analistas políticos, algunos de los cuales consideran que la izquierda se está derechizando en su afán por frenar la carrera del PRI hacia Los Pinos. Sin embargo, Jesús Ortega y Manuel Camacho se defienden y aseguran: las alianzas son válidas porque la izquierda no puede permitir que el país retroceda a los viejos tiempos del priismo. Eso, arguyen, sería un grave descalabro para la democracia.

La izquierda perredista se alió con la derecha panista para lograr dos objetivos: que el PRI no avance en su intento por recuperar la Presidencia en 2012 y evitar que el PRD se desdibuje en las preferencias del electorado y ponga en riesgo su registro en los estados donde tiene menos fuerza política.

El coordinador de Diálogo para la Reconstrucción de México (Dia), Manuel Camacho Solís, y el dirigente nacional del PRD, Jesús Ortega Martínez, sostienen que el propósito de fondo es que el país no retroceda al viejo sistema que los priistas impusieron durante más de siete décadas.

En entrevistas por separado, ambos hablan de la importancia de las alianzas que, dicen, ensayarán de nuevo el próximo año en el Estado de México, gobernado por Enrique Peña Nieto, el más fuerte aspirante del PRI a la Presidencia de la República para 2012. Se trata, reiteran, de evitar que ese partido retorne a Los Pinos, de donde salió en 2000 tras unas elecciones en las que la ciudadanía optó por el “voto útil” y se inclinó por el panista Vicente Fox.

Sin embargo Camacho Solís y Ortega marcan sus límites y dicen que ellos no forman parte de la izquierda que “puede negociar” con Felipe Calderón; incluso niegan que se hayan reunido con él para establecer acuerdos en torno a las alianzas. El PRD, insisten, no se está derechizando.

“Nos aliamos con un sector del PAN que comparte la idea de impedir el regreso al viejo sistema. La política no debe verse sólo en negro o blanco. Tiene matices”, plantea Ortega.

–¿Se está derechizando la izquierda? –pregunta la reportera a Camacho Solís.

–¡Por favor! Ese no es el punto. El punto es si existes o no existes; si puedes ganar o no puedes ganar.

Extracto de las entrevistas que se publican en la edición 1758 de la revista Proceso, ya en circulación.

 

Comentarios