Blake Mora, otro amigo de Calderón

miércoles, 14 de julio de 2010

MEXICO, D.F., 14 de julio (apro).- José Francisco Blake Mora, desde hoy el cuarto secretario de Gobernación en el sexenio, es amigo de Felipe Calderón desde que ambos fueron diputados federales en el sexenio de Vicente Fox, y lo considera un “operador político leal, práctico y eficaz”, pero en Baja California se le culpa de la imposición de candidatos que condujeron al Partido Acción Nacional (PAN) a la peor derrota electoral en 21 años de gobierno.
La riqueza curricular del sustituto de Fernando Gómez Mont se limita a su título de abogado, regidor de Tijuana, diputado local y secretario general de Gobierno de Baja California desde noviembre de 2007, pero su amistad con Calderón es tal que, en agosto del año pasado, lo promovió como sustituto de Eduardo Medina Mora en la Procuraduría General de la República (PGR), aunque el Senado optó por Arturo Chávez, socio de Diego Fernández de Cevallos.
Blake Mora, quien el 22 de mayo cumplió 44 años de edad, fue miembro del grupo parlamentario del PAN en la Cámara de Diputados que coordinó Calderón, de 2000 a 2003, y fue integrante de la Sección Instructora que debería haber enjuiciado políticamente a los líderes petroleros Carlos Romero Deschamps y Ricardo Aldana, involucrados en el Pemexgate.
Sin embargo, una negociación de Calderón con el Partido Revolucionario Institucional (PRI), cuyo operador fue Miguel Angel Yunes --quien perdió como candidato del PAN la gubernatura de Veracruz--, dejó en la impunidad a ambos dirigentes.
Salvo su paso por la diputación federal en el primer trienio del foxismo, el nuevo secretario de Gobernación --cargo que en tres años y medio de gobierno de Calderón han ocupado Francisco Ramírez Acuña, Juan Camilo Mouriño y Gómez Mont-- no ha tenido ningún roce en la política nacional y ahora estará a cargo de promover el diálogo con los poderes y las fuerzas políticas a “nombre y representación” de Calderón.
En su primera declaración como secretario de Gobernación, y cuando Gómez Mont no terminaba de sacar sus pertenencias de la oficina que ocupó menos de dos años, Blake Mora recitó su fervor por el Estado de derecho y dijo que Calderón “puede tener la certeza de que contará con un servidor público leal a México y a su compromiso”
 Y prometió: “Serán mis valores y principios rectores el diálogo, la tolerancia, la justicia y el respeto”. 
No había pasado ni una hora de su designación que el presidente del PAN, César Nava, hizo emitir un comunicado para darle la bienvenida y ofrecerle su “disposición para participar en las mesas de análisis y discusión sobre el combate a la inseguridad pública y las trascendentales reformas que siguen pendientes”.
El comunicado del PAN puntualiza: “La dirigencia del PAN está segura de que con el trabajo de Francisco Blake Mora a cargo de la Secretaría de Gobernación se fortalecerá el diálogo y los acuerdos políticos, tal y como lo convocó el Primer Mandatario el pasado 29 de junio”.
Sin embargo, en el panismo de Baja California, donde el PAN conquistó su primera gubernatura, en 1989, existe la certeza de que Blake Mora es uno de los principales responsable de la derrota ante el PRI de los cinco municipios y 13 de las 16 diputaciones locales, en las elecciones del domingo 4.
De hecho, en una reunión del gobernador José Guadalupe Osuna Millán con los integrantes de su gabinete, presidentes de los comités municipales del PAN en el estado y con prominentes militantes, Blake fue hecho responsable de la debacle.
En esa reunión, celebrada la mañana del miércoles 7 de julio, en el hotel Punta Bandera, y más tarde en otra con diputados federales y locales, proliferaron las exigencias de que fuera destituido Blake Mora y el presidente del Comité Directivo Estatal (CDE) Andrés De la Rosa, identificados como responsables de la debacle de tres días antes ante el PRI. 
Además de las quejas de los panistas existen constancia pública, entre ellas grabaciones filtradas por panistas a los medios, sobre la intervención del gobernador y Blake en la imposición de candidatos a alcaldes y diputados.
Sin embargo, Osuna defendió con ahínco a Blake y aclaró que no fue candidato ni los impuso, sino sólo operador.
“Por supuesto que Blake no, es el operador político, no podemos hacer a Blake responsable de una derrota. Voy a revisar todas las dependencias, sus programas y sus perfiles por supuesto. Pero no se le echen encima al Blake como si fuera el causante”, afirmó.
Osuna más bien culpó al gobierno de Calderón, al que se ha incorporado Blake: “En ningún país donde haya problemas económicos el partido gobernante gana la elección… esa es la modernidad, esa es la alternancia de hoy. Lo importante es aprender de la historia y de la experiencia”.
El propio Blake Mora rechazó su salida del gabinete de Osuna: “No hay nada de eso”, declaró el jueves 10, y dijo que se debería hacer una evaluación sobre el abstencionismo de casi 70% en las elecciones del domingo 4.
“Habrá que revisar las condiciones que llevaron a una abstención. Necesitamos emocionar, necesitamos reactivar, que la gente tenga confianza y que se caracterice por hacer de las actividades cívicas, en este caso de las elecciones, una gran fiesta democrática”, comentó.
Quien se perfila para suceder a Blake en la secretaría de Gobierno de Baja California es Héctor Osuna Jaime, exdirector de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel), cuya renuncia generó un escándalo también de dimensiones nacionales.
El cambio en la Secretaria de Gobernación se produjo después de un proceso de desgaste de Gómez Mont, que se aceleró desde que, el 4 de marzo, se conoció el pacto PRI-PAN para aumentar los impuestos a los mexicanos a cambio de cancelar alianzas en el estado de México.
Gómez Mont fungió como “testigo” en la firma del documento entre Nava y Beatriz Paredes, presidenta del PRI, y el secretario de Gobierno de Peña Nieto, Eduardo Miranda Nava, y eso explicó por qué se opuso públicamente a las alianzas del PAN con la izquierda y por qué renunció al PAN casi un mes antes.
Tras las elecciones del 4 de julio, en las que las coaliciones del PAN tuvieron éxito en tres gubernaturas, su posición se hizo insostenible, aunque reiteradamente aclaró que la decisión de irse de la Secretaría de Gobernación no era suya, sino de Calderón.
Todavía hoy, al mediodía, el subsecretario Roberto Gil Zuarth rechazó que Gómez Mont dejaría el cargo y aseguró, en entrevista para el diario El Universal, que eran sólo rumores.
“La Secretaría de Gobernación tiene a un buen titular, honesto, capaz e inteligente, que ha sabido construir espacios de diálogo”, dijo Gil Zuarth, quien, según la nota de ese diario, evitó responder si tiene interés en ocupar el puesto que eventualmente dejaría vacío Gómez Mont.
Gil no se enteró o mintió porque, desde anoche, Gómez Mont comenzó a vaciar los cajones de la que fue su oficina desde el 10 de noviembre de 2008...

Comentarios