Kishio Murata en el Museo Dolores Olmedo

lunes, 19 de julio de 2010

MÉXICO. D.F., 14 de julio (apro).- El Museo Dolores Olmedo presenta actualmente la exposición Kishio Murata. Construyendo una fantasía. Son aproximadamente 40 obras y una serigrafía que se exhiben a manera de homenaje por el centenario del natalicio del artista.

Murata nació en Japón en 1910 y llegó a radicar en nuestro país a partir de 1964, por  invitación del doctor Álvaro Carrillo Gil, considerado uno de los principales artistas de la pintura abstracta japonesa.

Los óleos que han sido seleccionados para la exposición revelan una fuerza poética que tiene un ritmo y un corte particular. La abstracción que maneja el artista está realizada a partir de planos complejos y rítmicos que dan como resultado una abstracción compleja y lírica.

Los cuadros han sido trabajados de manera delicada, creando una atmósfera armoniosa y llena de vida. También se exhiben cuadros figurativos, que incluyen la obra Construyendo una fantasía, una de sus piezas más significativas, pues se dice que el artista la realizó durante 20 años como ejercicio de relajación mental y que resume, de alguna manera, el tiempo que vivió en nuestro país.

Se sabe que Murata daba a cada obra un tiempo particular, por lo que  existen varios cuadros inconclusos que también han sido seleccionados en esta muestra, como El perenne palpitar bajo las aguas y Arrullos en la intimidad. Esas dos obras permiten a los espectadores conocer el proceso creativo del artista. Y es cada capa de óleo pasaba por largos periodos de secado antes de volver a ser intervenida.

Podríamos decir que el trabajo refleja el temperamento y el carácter personal de Murata, quien logró construir una obra sólida y personal, donde el tiempo aparece como otro elemento formal, dando a cada objeto una atmósfera sutil y poderosa a través de  los matices de color y su finas texturas, que consiguen que los cuadros aparentemente estructurados con elementos simples encierren formas complejas y bellas.

También se exhibe la única serigrafía que el artista realizó el mismo día de su muerte, con el cuadro titulado Sueño de niño.

La obra de Murata se encuentra en varios museos del mundo, entre ellos el de Arte Moderno de Kyoto, Japón y El Museo de Arte Moderno de la Ciudad de México, así como en colecciones de México, Estados Unidos, Japón y otros países.

La exposición podrá apreciarse en el Museo Dolores Olmedo, ubicado en Avenida México 5843, La Noria, Xochimilco, de martes a domingo, de 10 a 18 horas.