Las series policíacas en A&E

lunes, 19 de julio de 2010

MÉXICO, D.F., 14 de julio (apro).- El canal de cable y satélite A&E dedica cada vez más espacio a las series policíacas.

A&E, con base en la ciudad de Nueva York, siempre le ha apostado a las series de drama, especialmente de crímenes y misterios, y aunque también ha proyectado biografías, documentales y reality shows, no deja de lado las historias del género negro porque es muy estricto en la calidad.

El 14 de julio estrenó un proyecto televisivo muy interesante: Law & Order: U.K., derivada de la famosa serie estadunidense original, que en español se conoce como La ley y el orden (con 19 exitosas temporadas y ganadora del premio Emmy).

Pero Law & Order: U. K., que se presenta todos los miércoles a las 23 horas, llega del Reino Unido y es el drama policial más comentado del año, ya que revela las intrigas de la criminalidad británica y los puntos de encuentro –a veces a favor, a veces en contra– entre el cuerpo de uniformados y los representantes del Poder Judicial.

Esta nueva serie tiene un formato similar a la serie madre, Law & Order (La ley y el orden), esta última creada por el estadunidense Dick Wolf y estrenada en 1990 por la NBC. Ahí, el departamento de policía de Nueva York resuelve todos los crímenes que a diario se cometen, mientras que los fiscales serán los encargados de representar a las víctimas. De este programa han surgido exitosas versiones como Law & order: Special victims unit  y Law & order: Criminal intent.

Los episodios de Law & Order: U.K están adaptados al sistema legal británico y a su situación social, y sigue el mismo ritmo rápido y la misma austeridad en el tono que La ley y el orden, que es la serie más longeva que se emite en Estados Unidos.

Los actores británicos de la nueva serie son Freema Agyeman (Alesha Philips), Jaime Bamber (Matt Devlin), Ben Daniels (James Steel), Hill Paterson (Gerge Castle), Bradley Walsh (Ronnie Brooks) y Harriet Walter (Natalie Chandler).

También A&E rescata al estadunidense Steven Seagal, un héroe de acción al estilo Silvester Stallone, en una serie llamada Policía en acción. Este actor, que recaudó con sus largometrajes más de 200 millones de dólares alrededor del mundo, es un experto en artes marciales.

Ahora protagoniza a un oficial de la policía de Louisiana con un equipo selecto de oficiales para resolver los delitos. Pasa al aire los lunes a las 21 horas y se repite los martes a la una de la mañana.

Además, A&E presenta a NCIS: Los Ángeles, una serie sobre el mundo de alto riesgo de la Oficina de Proyectos Especiales (OSP), una división de NCIS que tiene a su cargo nada menos que capturar a los más peligrosos y escurridizos criminales que ponen en riesgo la seguridad nacional. Bajo falsas identidades y utilizando las más avanzadas tecnologías, este tipo de agentes altamente entrenados se filtran en lo más profundo, poniendo sus vidas en juego para capturar a sus objetivos.

El agente especial “G” Callen es un camaleón que se transformará en quien sea necesario para infiltrarse en el submundo del crimen. Su socio es el agente especial Sam Hanna, un exSEAL de la marina estadounidense, que ha visto la acción tanto en Afganistán como en Irak.

Es un experto en vigilancia que se vale de los equipos de monitoreo más sofisticados para rastrear gente en acción y proveerles información crucial. Se presenta los miércoles a las 21 horas y se repite los domingos a la misma hora.

Lo llamativo es que aquí los policías están armados con la tecnología más avanzada y enviados regularmente a situaciones de vida o muerte.

Al momento, éstos son los mejores programas policíacos. Su trama es muy dinámica. Las historias son redondas, es decir, tienen un buen inicio y un buen final. Atrapan. Incluso, su suspenso no es tan obvio.

Los actores son muy profesionales y creíbles. Sólo son series para divertir, no para reflexionar. Pero ya no sorprende la violencia que presentan debido a que los noticieros son peores. Estas series se deben ver sólo para entretenimiento y el avance de los efectos especiales.

Comentarios