Ola de violencia deja 14 muertos en Sinaloa y Jalisco

lunes, 19 de julio de 2010

MÉXICO, DF, 19 de julio (apro).- La ola de violencia en la última jornada dejó en Sinaloa y Jalisco un saldo de al menos 14 muertos, además de una decena de lesionados.
En Sinaloa, en el municipio de Navolato, fueron ejecutadas nueve personas; más tarde, en El Fuerte, fueron localizados tres ejecutados más; mientras que en Guasave se reportó una riña donde un sujeto perdió la vida y en Mazatlán un grupo de encapuchados asesinó a un hombre.
En las primeras horas de hoy, en Culiacán fue ultimado a balazos en pleno centro de la ciudad un comerciante que fue identificado como Mario César García Garzón, de 50 años.
Poco después de las 13:30, fueron acribillados a balazos los hermanos Luis Fernando y Julio César Medina Santiestebán, en las inmediaciones de un jardín de niños, en el municipio de Navolato.
En ese mismo lugar, las autoridades policiales reportaron el hallazgo de cuatro cuerpos apilados y envueltos en una lona, bajo el puente La Primavera, en el ejido Batallón. Las víctimas presentaban múltiples impactos de bala, así comos visibles huellas de tortura.
Los ejecutados fueron identificados como Benjamín Fregoso Romero, Luis Ortiz Angulo y Jesús Octavio Rivera García, los tres con domicilio en esta ciudad. La cuarta víctima no ha sido identificada.
En tanto, por la carretera Caimanero y Juan Aldama El Tigre, fueron encontrados dos individuos ultimados a balazos. Hasta el momento son reportados como desconocidos.
Otro doble homicidio, se reportó en el ejido 2 de Abril, en el municipio de El Fuerte, donde fueron localizados dos cuerpos completamente destrozados a tiros. En la escena del crimen, personal de la Procuraduría recogió más de 170 casquillos percutidos calibre 9mm, 38 súper, 40, así como para rifle AK-47.
En Guasave, una riña dejó como saldo un muerto y dos heridos, aunque aún se desconoce cómo sucedieron los hechos.
En tanto, en Mazatlán, sindicatura de La Noria, un comando de al menos diez hombres armados y encapuchados asesinó a Ramón Octavio Osuna y dejó herido a su hermano de 16 años.
Mientras tanto, la violencia en Jalisco dejó como saldo media docena de policías municipales agredidos con armas de fuego y hasta con granadas de fragmentación, tal como ocurrió en Tizapan, durante el pasado domingo.
Los uniformados fueron emboscados por francotiradores que, además de los explosivos, utilizaron rifles AR-15 y AK-47. Los delincuentes lograron burlar el operativo de persecución en su contra y huyeron hacia Palo Alto, Michoacán.
En Mascota, sujetos desconocidos dieron muerte a Leopoldo González Padilla, notario público número uno. El fedatario fue localizado por elementos de la policía municipal durante las primeras horas del domingo.
La víctima estaba a bordo una camioneta Durango con placas del Distrito Federal. Según la Dirección de Seguridad Pública de Mascota, la unidad fue abandonada sobre la carretera Mascota-Talpa de Allende.
Hace apenas uno días en la misma población fue acribillado de más de 50 balazos el delegado de la Procuraduría de Justicia en Cihuatlán, Alfredo Terrones Cervera. El agente tenía su domicilio en esa misma población.
En Tlaquepaque, el policía de línea, Jorge Arturo Díaz Chávez, fue ejecutado al momento en que se disponía a revisar un vehículo Chevy, de color gris, en el cruce de Camino Real a Colima y Aquiles Serdán.
Según testigos, Díaz Chávez primero fue atacado por la espalda mientras otros dos sicarios le agredieron de frente, justo cuando el uniformado descendió de la patrulla en que viajaba y quien era acompañado el comandante Mario Alberto Carrillo Gutiérrez, quien quedó herido.

Comentarios