Gobernador de Tamaulipas pide a Segob declarar zona de desastre 22 municipios

viernes, 2 de julio de 2010

CIUDAD VICTORIA, Tamps., 2 de julio (apro).- El gobernador Eugenio Hernández Flores solicitará a la Secretaría de Gobernación que declare zona de desastre 22 municipios de la entidad que resultaron afectados por el huracán Alex, que provocó lluvias superiores a las que registró el ciclón Gilberto en 1988.

Pese a las afectaciones que dejó el huracán, el gobernador destacó que existen condiciones para que se celebren las elecciones el próximo domingo 4 de julio.

Apuntó que para enfrentar esta contingencia, el Instituto Electoral de Tamaulipas determinó cambiar de ubicación algunas casillas en las que votarán las comunidades que serán evacuadas por las crecidas de los ríos Pilón, San Fernando y San Juan, por los desfogues de las presas El Cuchillo y Cerro Prieto en Nuevo León.

En sesión del Consejo Estatal de Protección Civil, Hernández Flores destacó que hasta ahora este fenómeno meteorológico no ha dejado víctimas mortales ni personas lesionadas en Tamaulipas.

Detalló que los municipios afectados son Ciudad Victoria, Minero, Villagrán, Hidalgo, San Fernando, Burgos, Méndez, Cruillas, Aldama, González, Matamoros, Reynosa, Valle Hermoso, Río Bravo, Soto La Marina, Abasolo, Jiménez, Villa de Casas, Mante, Llera, Padilla y Güémez.

En la reunión, el coordinador estatal de Protección Civil, Salvador Treviño Salinas, informó que a la fecha se encuentran incomunicadas 23 comunidades de los municipios de Güémez, Padilla, Villagrán e Hidalgo, por causa de la crecida que han registrado los ríos Corona, Purificación y Pilón. Además, apuntó que mil 200 personas se encuentran refugiadas en los 50 albergues que se instalaron en la entidad para esta contingencia.

En tanto, la Policía Federal, división Caminos, reportó que el paso por la carretera Victoria-Matamoros quedó suspendido por el desbordamiento del río Purificación.

El gerente regional de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Roberto Shuldes Dávila, destacó que los escurrimientos que dejó este huracán, que azotó Tamaulipas entre la noche del miércoles y la madrugada del jueves, superan el récord que se estableció con el ciclón Gilberto, en 1988.

Dijo que los afluentes de Tamaulipas ya registraron su máximo nivel ocasionado por el fenómeno meteorológico, por lo que se espera que en los próximos días empiecen a descender y vuelvan a la “normalidad”.

La preocupación de la Conagua, apuntó, se centra ahora en los planes que tiene la gerencia de la Comisión en Nuevo León, de desfogar las presas Cerro Prieto y el Cuchillo, las cuales afectarán a comunidades de Tamaulipas; y será necesario evacuar a las comunidades que viven en los márgenes de los ríos Conchos, Bravo y San Juan.

Por su parte, el gobernador Eugenio Hernández Flores reclamó a la Conagua la apatía y descoordinación que muestra la gerencia regional de esa dependencia en Nuevo León, para evitar que ocurran desastres humanos en Tamaulipas con los desfogues que tendrán que hacerse de las presas el Cuchillo y Cerro Prieto, ubicadas en la entidad vecina.

Comentarios