Investigará Procuraduría de San Diego el caso de Anastasio Hernández

martes, 20 de julio de 2010

MÉXICO, D.F., 20 de julio (apro).- La Procuraduría Federal de San Diego, California, investigará el caso del migrante mexicano Anastasio Hernández Rojas, quien falleció de un paro cardiaco luego de haber sido brutalmente golpeado por agentes de la Patrulla Fronteriza en el cruce San Ysidro-Tijuana.
De acuerdo con información difundida por la agencia Notimex, el detective de homicidios de la policía de San Diego, Kevin Roony, entregó a la Procuraduría Federal la indagatoria que realizó sobre el caso, que incluye entrevistas a aproximadamente 30 testigos, entre ellas la de un estudiante de medicina que filmó con su teléfono celular la golpiza propinada a Hernández Rojas.
La oficina del médico forense en el condado de San Diego también presentó su reporte del caso, que señala que muchos factores pudieron contribuir a la muerte del mexicano, pero enfatizó que el inmigrante recibió varias descargas con pistolas paralizantes o armas presuntamente no letales.
La noche del viernes 28, Hernández Rojas, padre de cinco hijos estadounidenses y quien había vivido en San Diego desde hacía más de 20 años, fue detenido en San Diego por carecer de documentación migratoria, por lo que autoridades de Estados Unidos iniciaron el proceso de “deportación voluntaria” hacia México.
A unos metros de la puerta de salida de la Garita Internacional San Ysidro-Tijuana, un agente de la Patrulla Fronteriza lo golpeó, presuntamente por desobedecer sus órdenes e intentar huir, según versiones de los uniformados.
El mexicano fue sometido por unos 20 oficiales que lo golpearon y le aplicaron descargas eléctricas hasta dejarlo inmóvil. Paramédicos trataron de reanimarlo, pero ya estaba inconsciente, por lo que fue trasladado de emergencia al Hospital Sharp Memorial de Chula Vista, donde le declararon muerte cerebral dos días después.
Cuatro días más tarde, el lunes 31, médicos del Hospital Sharp Memorial de Chula Vista, California, informaron del deceso de Hernández Rojas.