Retienen policías a alcalde de Cuernavaca

miércoles, 21 de julio de 2010

MÉXICO, D.F., 21 de julio (apro).- Policías preventivos de Cuernavaca retuvieron hoy por espacio de varios minutos al alcalde Manuel Martínez Garrigós, para exigirle que cumpla con las promesas de mejorar las condiciones de trabajo de la corporación.

Al término de la ceremonia luctuosa en honor a los policías Víctor Diego Navarrete, de 30 años de edad, y Elías Rea Avilés, de 38, asesinados el pasado martes 20, los agentes impidieron la salida del alcalde Martínez Garrigós, pese a los esfuerzos por impedirlo del secretario de Protección y Auxilio Ciudadano, Rogelio Sánchez Gatica.

Entre forcejeos, empujones, gritos y recriminaciones “por promesas incumplidas”, los enardecidos policías cuestionaron al alcalde, “cuántos compañeros más tienen que caer” víctimas de la delincuencia organizada para escuchen las necesidades que tienen como agentes.

Para salir del paso, el alcalde conminó a los uniformados a calmarse y, al mismo tiempo, los invitó a dialogar en ese mismo momento en el auditorio de la Secretaría, con el fin de “atender y resolver el problema”.

Eran aproximadamente las 9:40 horas, cuando una veintena de policías iniciaron el ríspido bombardeo de reclamos al alcalde. Luego de exigir el cumplimiento del aumento salarial prometido en enero, los agentes se quejaron de que carecen de uniformes de protección, de armas eficaces para enfrentar al crimen organizado --las que tienen, afirmaron, son obsoletas—y, por si fuera poco, no cuentan con balas para su armamento.

Además, las patrullas, en lugar de que sean utilizadas para realizar recorridos de inspección y vigilancia, están destinadas al uso particular de los comandantes.

Sin embargo, no fueron los únicos reclamos: denunciaron “falta de claridad y transparencia” en la asignación de los seguros de vida, y afirmaron que son víctimas de órdenes absurdas, como vigilar residencias de maleantes –sicarios o narcotraficante--, sin radio y sin armas; “sin ningún elemento de defensa.

Señalaron que frente a la delincuencia organizada no puede hacer nada para salvar sus vidas porque carecen de armamento, municiones y patrullas.

 El alcalde Martínez Garrigós se comprometió a entregar uniformes nuevos y hacer efectivo el aumento salarial en 15 días; además, ofreció becas para los hijos de los agentes asesinados y empleos a familiares de éstos.

El presidente municipal de Cuernavaca ha sido duramente criticado por falta de acción contra el problema de la inseguridad y la delincuencia organizada, que ha cobrado en lo que va del año, 130 vidas, entre ellas, la de la mujer policía María Loreto Rodríguez en abril pasado.

Desde que Loreto Rodríguez fue asesinada, hace casi tres meses, sus familiares no han recibido aún el seguro de vida correspondiente.

Comentarios