Fernández de Cevallos: vivo un infierno

lunes, 26 de julio de 2010

MÉXICO, D.F., 26 de julio (apro).- Una nueva fotografía de Diego Fernández de Cevallos, en la cual se ve al exsenador con un ejemplar de la revista Proceso (1751), está circulando en internet, la segunda desde que fue secuestrado entre la noche del viernes 14 y la madrugada del sábado 15 de mayo.

La imagen del excandidato presidencial fue difundida a través de la red social twitter, junto con una carta de dos páginas, fechada el 10 de junio, en la que le pide a su hijo Diego que haga una “contrapropuesta” concreta lo más pronto posible para negociar su liberación porque su estado de salud se está agravando.

La primera fotografía de Diego Fernández, corroborada por sus propios familiares, fue difundida, también por internet, el 19 de mayo, cinco días después de su secuestro. En la asegunda imagen que comenzó a circular este lunes 26, se aprecia al exsenador más delgado, con la barba más encanecida y con la misma venda en los ojos.

Con el torso desnudo y el mismo fondo de hule negro de la primera foto que se dio a conocer --en la cual traía una carta con fecha del 16 de mayo--, Fernández de Cevallos luce igualmente desvalido.

Tras 72 días de retención, la segunda imagen del excandidato y la misiva fueron difundidas por el periodista José Cárdenas en su cuenta de twitter y de inmediato fueron retomadas por diversos medios.

José Cárdenas dijo en su cuenta de twitter que recibió nueva información del secuestro de El Jefe Diego; destacó que lo importante es que el panista está vivo.

Asimismo, Cárdenas hizo referencia a su columna del pasado viernes 23, en la cual escribió que, de acuerdo con información que circula en el gabinete de seguridad nacional y que no es oficial, el rapto de Fernández de Cevallos habría sido cometido por el grupo guerrillero Tendencia Democrática Revolucionaria--Ejército del Pueblo (TDR-EP), una escisión del EPR que está encabezada por Constantino Alejandro Canseco Ruiz, alias El comandante José Arturo.

         En dicha columna publicada en el diario El Universal, Cárdenas indicó que los plagiarios exigen 30 millones de dólares por liberar a El Jefe, aunque destacó ello ocurriría entre septiembre y noviembre próximos.

         Por la tarde, en su programa de radio José Cárdenas reveló que la fotografía de Diego Fernández le llegó desde la misma dirección electrónica de la primera imagen: misteriosos.desaparecedores@yahoo.com, junto con un comunicado, en el cual desmiente que el monto de 50 millones de dólares de rescate haya disminuido. También asegura que la Procuraduría General de la República (PGR) sigue realizando investigaciones a pesar de que los plagiarios exigieron que no lo hiciera.

En esta última foto, Diego Fernández de Cevallos aparece con el ejemplar en sus manos de la revista Proceso del 23 de mayo (número 1751), en el cual se hace un amplia cobertura de su secuestro ocurrido entre el 14 y 15 de mayo en su rancho de Querétaro; de su historia política en la que se destacan las desavenencias con Felipe Calderón; de su carrera como abogado, de sus numerosas propiedades y su amplia fortuna.

A través de siete reportajes, la edición de la revista Proceso que el exsenador tiene en sus manos, escudriña la vida compleja de Diego Fernández; las contradicciones y complejidades del secuestro, sus vínculos con el extinto capo Amado Carrillo Fuentes, El Señor de los Cielos, y su estrecha relación política con el expresidente Carlos Salinas de Gortari.

El epígrafe del conjunto de reportajes señala: “Tan compleja como el personaje mismo, la naturaleza del plagio contra el exsenador Diego Fernández de Cevallos revela los vicios del sistema panista: mentiras, contradicciones, torpezas… Del tamaño del poder adquirido por el Jefe Diego a base de relaciones inconfesables y tráfico de Influencias es la incapacidad del gobierno de Felipe Calderón para conducirse con transparencia, con eficacia. Cerrazón informativa gubernamental, autocensura en medios electrónicos, son la norma… Y entre tanto las especulaciones toman por asalto la credibilidad de los mexicanos.”

La reciente imagen de Fernández de Cevallos que circula profusamente en las redes sociales es acompañada de una carta de dos hojas en las que se destaca la petición a su hijo de dar una respuesta “urgente” e inmediata a la demanda que le han hecho sus secuestradores. Recalca que sabe que ya le hicieron una propuesta concreta y que él no ha respondido.

De entrada dice que está viviendo un infierno; y advierte que no sabe cuánto tiempo más puede aguantar. A pesar del medicamento que está tomando, dice, ha tenido desvanecimientos y mucho dolor en el pecho. Le pide a su hijo que se apoye con “Toño”, en referencia al exprocurador Antonio Lozano Gracia, y “Juan”, con lo que pronto podrá responder a la petición de sus plagiarios.

A pesar de que la foto y que el contenido de la misiva fue difundido, por la tarde la Procuraduría General de República guardó silencio. El mismo silencio que ha mantenido desde que fue secuestrado el Jefe Diego desde la noche del viernes 14 y la madrugada del sábado 15 de mayo.