Apela gobernadora de Arizona bloqueo a ley SB1070

jueves, 29 de julio de 2010

MÉXICO, D.F., 29 de julio (apro).- Dispuesta a llevar el caso hasta la Suprema Corte, la gobernadora de Arizona, Jan Brewer, apeló hoy ante un tribunal federal el bloqueo de las secciones más polémicas de su ley de inmigración, conocida como SB1070; mientras tanto, cerca de medio centenar de activistas que protestaban contra la medida fueron arrestados en Phoenix.

La apelación, anunciada por la gobernadora republicana Jan Brewer demanda que se levante el bloqueo para que la medida pueda aplicarse en su totalidad lo antes posible.

En un comunicado, Brewer, afirmó: “Hoy he presentado una apelación de urgencia para pedir al tribunal que levante el bloqueo impuesto por la juez (Susan) Bolton contra ciertas provisiones de la (ley) SB1070 que permita que esas provisiones entren en vigor mientras se deciden los méritos del caso.”

Mientras se presentaba el recurso ante el IX Circuito de Apelaciones de San Francisco (California), en Phoenix continuaron las protestas y manifestaciones en rechazo de la ley, calificada de racista, en las que se exigía una reforma migratoria integral.

Un primer grupo de manifestantes, incluidos activistas de California, marchó desde el tribunal federal, donde Bolton emitió su fallo, hasta el ayuntamiento y el edificio Wells Fargo, que alberga las oficinas del alguacil del condado Maricopa, Joe Arpaio.

Según informes preliminares, la Policía detuvo a más de 40 personas en Phoenix durante la marcha en la que cientos de activistas de Arizona y otros rincones de Estados Unidos protestaron para exigir la anulación de una ley que criminaliza a los indocumentados.

Entre los primeros arrestados figuró el exlegislador estatal Alfredo Gutiérrez, que se encontraba fuera del tribunal federal, mientras que el cubano americano Jorge Mursuli fue arrestado junto con otros que intentaban bloquear la calle Washington Street.

Bajo una fuerte vigilancia policial y seguidos por la prensa nacional e internacional, los activistas gritaron consignas como “Alto a la SB1070”, “Sí se puede”, “Arpaio y la migra, la misma porquería”, y "Arpaio, escucha, estamos en la lucha!”.

Un nutrido grupo de periodistas y camarógrafos saltó a la calle para captar de cerca las imágenes, pese a la advertencia de la policía de que serían detenidos.

El fallo de la juez Susan Bolton “es una victoria parcial y no soluciona los problemas que siguen existiendo...  el abuso de poder no va a terminar porque se suspendió parte de la ley", dijo Mar Cárdenas, una activista de California.

Otro grupo se encadenó frente a la cárcel del condado, mientras otros centenares de activistas tenían previsto manifestarse en el capitolio estatal.

En respuesta, el alguacil Joea Arpaio ordenó para hoy mismo otra redada en un sector latino Maricopa, pese a la restricción impuesta por la juez Bolton para no aplicar los puntos más problemáticos de la ley.

La protesta de Arizona es tan solo una de las decenas programadas para hoy en varias ciudades de Estados Unidos, como parte de una movilización nacional a favor de una reforma que legalice a los doce millones de indocumentados que, se calcula, viven en este país.

Además, Arpaio amenazó con encarcelar a quienes se propongan bloquear el acceso a la cárcel.

“Mi despacho hará que esa ley se cumpla pero no estoy tratando de confrontar ni de burlarme de ninguna ley”, dijo Arpaio en una conferencia de prensa que ofreció después de la detención de varias decenas de activistas.

Comentarios