Ciudad Juárez: A matar o morir

sábado, 31 de julio de 2010

EL PASO.- La ejecución de policías federales y de elementos del Ejército Mexicano tienen un objetivo concreto: la “intimidación total” al gobierno de México, consideran integrantes de varias agencias federales antridrogas y de organismos de inteligencia concentrados en el edificio que alberga al Centro de Inteligencia de El Paso (EPIC, por sus siglas en inglés).

Reacios a que se les identifique por sus nombres, los tres agentes entrevistados por Proceso exponen que la situación es grave debido a que los cárteles de Juárez y de Sinaloa desataron una guerra desenfrenada entre ellos para “amarrar” el control de los corredores de la droga en Ciudad Juárez.

“El cártel de Juárez está convencido de que la Policía Federal y algunos integrantes de las Fuerzas Armadas en Ciudad Juárez se hallan al servicio del cártel de Sinaloa, lo que intensificó la guerra. El ejemplo más claro es el coche bomba (que explotó el pasado 15 de julio)”, dice al reportero uno de los agentes consultados, adscrito al Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés).

Y explica: “La violencia de los dos últimos años en la región se ubica en los niveles más altos y es el resultado de la guerra entre los dos cárteles por el control de la plaza; pero también por la obsesión del cártel de Juárez por intimidar al gobierno (federal) mexicano”.

Este es un adelanto del número 1761 de Proceso.

Comentarios