Malova se declara aliado de Calderón; el PRI reconoce la derrota en Sinaloa

lunes, 5 de julio de 2010

CULIACÁN, Sin.- 5 de julio (Apro).- El Partido Revolucionario Institucional (PRI) se desistió de impugnar en el tribunal electoral los resultados preliminares de la elección que dieron como ganador a su antiguo militante, Mario López Valdez, quien fue postulado por la alianza encabezada por el PAN y apoyada por el PRD y Convergencia.

En lo que fue una derrota histórica para el PRI en Sinaloa, donde siempre había tenido el control del gobierno estatal, el cómputo final del Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) le dio el triunfo a Mario López Valdez (Malova) con el 56.18 por ciento de los votos, contra el 51.79 por ciento de Jesús Vizcarra Calderón, de la alianza PRI, Partido Verde y Nueva Alianza.

Malova, quien renunció al PRI tras haber perdido la candidatura del partido, obtuvo –con el 90 por ciento de las actas computadas– 515 mil 68 votos, contra 459 mil 315 de Vizcarra, quien durante toda la campaña cargó con la sombra del narcotraficante Ismael El Mayo Zambada, su supuesto compadre.

De acuerdo con las cifras del PREP, el poder político en el estado se fragmentó debido al voto cruzado. Mientras el gobierno cambia de manos, la mayoría del Congreso estará controlada por la “Alianza para ayudar a la gente”, que encabezó el PRI; en tanto que de los 18 ayuntamientos, nueve fueron para cada una de las coaliciones.

Según el PREP, el PRI y sus aliados obtuvieron 15 diputaciones, contra 9 del PAN, el PRD y Convergencia.

Cuando se den a conocer los resultados oficiales, el próximo miércoles, se determinará la distribución de las diputaciones plurinominales para conformar el Congreso, que se integra con 40 diputados.

Se trató de la elección para gobernador más concurrida en la historia del estado, con una participación ciudadana del 58 por ciento, tres puntos por arriba de los comicios de 2004.

Luego de que el lunes por la mañana Vizcarra reconociera que las tendencias no le eran favorables y de que el presidente estatal del PRI, Cenovio Ruiz Zazueta, anunciara la decisión de ese partido de no acudir a los tribunales electorales, Malova se presentó ante la prensa para ratificar su triunfo y declararse como “aliado” del gobierno de Felipe Calderón.

Calderón llamó a todos los gobernadores que han sido electos y en el caso de Sinaloa, “le dijimos que contara con nosotros como aliados de su gobierno”, dijo Malova sobre la llamada que le hizo Calderón la mañana del lunes.

Cuestionado sobre las acciones de su futuro gobierno en relación con el narcotráfico, declaró: “No seré irresponsable, sé que como responsable del gobierno tendré que tener un aliado y un proveedor para darle beneficio a los sinaloenses. En ese sentido, no hay proveedor más formidable que el gobierno federal”.

Aseguró que en su gobierno, que iniciará el 1 de enero de 2011, no “habrá cacería de brujas, pero tampoco impunidad”.

El representante de la coalición Ahora el cambio es por Sinaloa, dijo que las demandas presentadas por los partidos que lo apoyaron en contra de funcionarios del deberán seguir en caso de que incurrieron en un delito, pero insistió en que “los pleitos ya pasaron”.

Añadió: “El proceso electoral ya quedó atrás. Debemos darle vuelta a la página para que Sinaloa se desarrolle”.

Por la mañana, Vizcarra había admitido en una entrevista radiofónica en Culiacán que la tendencia no le era favorable y que dependía del PRI la decisión de impugnar o aceptar los resultados.

Poco más tarde, el presidente del PRI estatal, Cenovio Ruiz Zazueta aseguró que su partido no acudirá a los tribunales.

En el partido tenemos ya el 95 por ciento de las actas y con el análisis jurídico, se irá este miércoles, en las sesiones de escrutinio en los consejos distritales, a defender el voto de la ciudadanía si se llegasen a consolidar el cúmulo de irregularidades, pero solamente si hubiese elementos sólidos, porque no hay ninguna intención de judicializar el proceso sin sustento, declaró en conferencia de prensa.

Más tarde, el gobernador Jesús Aguilar Padilla, intentó minimizar el impacto de la derrota de su partido, cuyas filas abandonó López Valdez para irse a la oposición luego de que el PRI le diera la candidatura a Vizcarra, compadre y socio del saliente gobernador.

La elección fue resultado de “la normalidad democrática”, en la que se manifestó “la pluralidad social y la voluntad de los ciudadanos”, dijo Aguilar, quien rechazó que la derrota del PRI haya sido también un rechazo a su gestión de gobierno.

En su breve intervención no dio como un hecho el triunfo de Malova, pero dijo que cuando se confirmen oficialmente los resultados, “seré el primero en reconocerlo”.

 

 

Comentarios