Disputa electoral por la alcadía de Río Bravo

jueves, 8 de julio de 2010

RIO BRAVO, Tamps., 8 de julio (apro).- El PAN acusó al Instituto Estatal Electoral (IEE) de ser cómplice del “mapachismo electoral” que supuestamente utilizó el PRI para alterar los votos ciudadanos y revertir el triunfo del candidato panista Juan Diego Guajardo Anzaldúa a la alcaldía de este municipio.  
            De acuerdo con el  Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP), el PAN había ganado la alcaldía de Río Bravo con una diferencia de 3 mil 763 votos.
             Sin embargo, en el cómputo final realizado esta madrugada, el PRI se puso adelante con 161 votos, por lo que la constancia de mayoría fue entregada al candidato de la alianza PRI-PVEM, Roberto García Martínez.
          El dirigente estatal del PAN, Francisco Javier Garza de Coss, acusó al Instituto Electoral de Tamaulipas de prestarse a una maniobra para que las boletas electorales en favor de Guajardo Anzaldúa fueran alteradas.
          En principio, expuso que la apertura de paquetes electorales de los comicios realizados en Río Bravo era improcedente, porque de acuerdo con el Código Electoral eso sólo procede cuando la diferencia de la votación entre uno y otro candidato es menor al 0.75%.
          Explicó que la madrugada del lunes pasado, el presidente del Consejo Electoral Municipal,  Juan Manuel Pinal, tras una “dudosa amenaza de bomba”, ordenó desalojar las instalaciones, por lo que el escrutinio de los votos se suspendió sin que se colocaran sellos para resguardar la paquetería electoral.
         El martes pasado el cómputo final se reanudó, pero los panistas se percataron de que algunos de los paquetes electorales que el PRI pidió se incluyeran en un recuento parcial de votos, estaban ya abiertos.
           “Misteriosamente, en las 21 casillas que fueron incluidas en el recuento, se encontró que había boletas que, además de estar marcadas a favor del PAN, también tenían tachados los recuadros de otros partidos, con lo que procedieron a anular esos votos”, dijo Garza de Coss.
           Precisó que hubo 20 casillas donde el PAN tenía hasta 180 votos y luego del recuento, resultó que tenía cero votos porque todas las boletas estaban “alteradas” con marcas en otros recuadros, mientras que para el PRI, afirmó, la votación aumentó en la mayoría de los paquetes que se abrieron.
          Añadió que sólo en uno de los 21 paquetes electorales que se abrieron, se encontró un voto para el PAN.
          “Fue una maniobra burda, de `mapacherismo` de los años 70 u 80, que ya creíamos superada en el país”, expresó.
          En el PREP, el candidato del PAN, Guajardo Anzaldúa obtuvo
17,358 votos, mientras que el aspirante del PRI-PVEM, García Martínez contabilizó 13,595.
          Ya en el cómputo final, la votación quedó así: 15 mil 990 votos  para el priísta, contra 15 mil 829 del PAN.
           Garza de Coss censuró la actuación del presidente del Instituto Estatal Electoral, Jorge Luis Navarro Cantú, quien, dijo, no ha dado la cara para atender las “irregularidades” denunciadas por el PAN desde el pasado martes.
         Advirtió que el PAN llegará hasta las últimas instancias para defender el voto ciudadano emitido en Río Bravo a favor de Guajardo Anzaldúa, hermano de Juan Antonio Guajardo Anzaldúa, asesinado el 28 de noviembre de 2007, días después de que participó como candidato a alcalde de ese mismo municipio por el PT.