Nuevo Laredo, incomunicado; inundadas carreteras de acceso a la ciudad

viernes, 9 de julio de 2010

NUEVO LAREDO, Tamps., 9 de julio (apro).- Esta ciudad quedó prácticamente incomunicada vía terrestre, debido a que las principales carreteras de acceso –Monterrey-Nuevo Laredo y La Ribereña— fueron inundadas por el desbordamiento del río El Salado, y se mantiene cerrado el Puente Internacional Número Uno.
El alcalde Ramón Garza Barrios, dijo que esta emergencia dejará pérdidas de varios millones de dólares, ya el restablecimiento del comercio internacional entre México y Estados Unidos, a través de Nuevo Laredo, tardará entre dos y tres días.
Por si fuera poco, el Servicio Meteorológico Nacional advirtió hoy sobre la presencia de más lluvias en los próximos días, mientras que el desfogue de las presas de la cuenca del río San Juan y las internacionales Amistad y Falcón, sigue generando problemas en la región.
En esta ciudad, las carreteras quedaron inundadas porque la compuerta de la presa Venustiano Carranza tuvo que ser abierta para evitar su fractura.
Aunque los canales de alivio a ambos lados de la frontera para evitar que el río Bravo se desborde han funcionado hasta ahora, la Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA) advirtió que el riesgo de inundación para las poblaciones tamaulipecas persistirá aún por dos semanas.
Al participar en el Consejo Municipal de Protección Civil en Reynosa, Felipe Chalón Jiménez, comisionado de México en la dirigencia de CILA, mencionó que 800 metros de agua por segundo se están distribuyendo entre el canal de alivio de Estados Unidos, el canal Anzaldúas y el propio río Bravo, para aminorar las inundaciones.
Sin embargo, mencionó que los desfogues de las presas Falcón, Amistad, El Cuchillo y Marte R. Gómez, continuarán por lo menos en los siguientes 15 días, por lo que los riesgos aún siguen latentes.
El funcionario detalló que el Río Bravo, a su paso por Reynosa, presenta un nivel de 29.50 metros sobre el nivel del mar, aunque el río soporta hasta 32 metros, por lo que aún está bajo control.
Si bien habrá poblaciones que se vean afectadas por inundaciones en los márgenes del Bravo, apuntó el funcionario, los daños serán menores si continúa funcionando el desfogue controlado de las presas y el desvío a los canales de alivio para el Bravo.
Aunque señaló que el canal de alivio de Estados Unidos aún permite un mayor desvío de agua, el principal riesgo que se corre es que persistan lluvias abundantes en la zona.

jpa
---FIN DE NOTA---
/v/v/

EOF

Comentarios