Cámara de representantes de EU libera fondos para blindar frontera con México

martes, 10 de agosto de 2010

MÉXICO, D.F., 10 de agosto (apro).- La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó hoy un fondo de 600 millones de dólares para reforzar la seguridad en la frontera que comparte con México.

Ese dinero permitirá el envío de mil 500 agentes de la Guardia Nacional y de aviones de vigilancia no tripulados.

El fondo aprobado incluye 176 millones de dólares para mil nuevos agentes fronterizos en “zonas críticas”, 89 millones para  500 trabajadores de aduanas e inmigración, y 32 millones para movilizar vehículos aéreos no tripulados; además, 196 millones para reforzar las filas de los alguaciles y agentes del FBI, DEA y ATF en la frontera.

La semana pasada (el jueves 5), el Senado aprobó un proyecto similar, luego de que la Cámara de Representantes avalara un fondo por 701 millones de dólares en fondos de emergencia para la seguridad fronteriza.

Ahora, el Senado de Estados Unidos deberá aprobar otro proyecto que unifique los que ya fueron avalados para que el presidente Barack Obama pueda promulgarlos. El problema es que se declaró un receso legislativo hasta el mes de septiembre, aunque los representantes confiaron en que se convoque a una sesión especial para el próximo martes.

Por otro lado, el gobernador de Texas, Rick Perry, endureció sus críticas en contra del presidente Barack Obama por las acciones emprendidas para contener la violencia generada por los grupos criminales en la frontera sur con México.

En un discurso que pronunció en la Lone Texas Public Policy Foundation Star, el gobernador texano calificó como un “fraude” la decisión de la Casa Blanca de enviar sólo 286 soldados de la Guardia Nacional para custodiar la frontera que su estado comparte con México.

Según el diario Texas Tribune, que reprodujo el discurso de Perry, el gobernador advirtió que la violencia reciente en los estados fronterizos de Tamaulipas y Chihuahua generada por los cárteles de la drogas “está siendo arrastrada” hacia el territorio texano.

El mandatario texano insistió que es necesario reforzar el número de guardias en su estado: “Hay que contar con más servicios policiales en la frontera. Cuando tienes una frontera 1.200 millas, y tienes la idea de que con 286 soldados de la Guardia Nacional vas a detener el flujo de drogas ilegales y de actividades ilícitas a lo largo de la frontera, es como un fraude.”

Llamó a “mirar la historia” para apreciar plenamente el peligro de acecha al sur de la frontera estadunidense.

Recordó la Europa de los años 30, al Pacífico sur a finales de 1941 y los atentados del 11 de septiembre de 2001, donde “hubo signos de alerta que fueron ignorados” y demasiadas vidas se perdieron innecesariamente.

Hoy, “estamos ignorando las señales de alerta actuales a lo largo de la frontera internacional sur, a nuestro propio riesgo”, sentenció.

El gobernador de Texas, calificó a los cárteles mexicanos como “los enemigos oficiales de Estados Unidos”, por lo que urgió a reforzar la frontera. Dijo que la violencia está empezando a permear hacia el estado.