Legisladores tildan a Molinar de asesino y desvergonzado

martes, 10 de agosto de 2010

MÉXICO, DF, 10 de agosto (apro).- El secretario de Comunicaciones y Transportes, Juan Molinar Horcasitas, enfrentó duras críticas al comparecer ante legisladores del Congreso de la Unión. La oposición le lanzó acusaciones que fueron desde mentiroso hasta asesino, pasando por desvergonzado, aparte de cuestionar su ética, principios y actitud servil ante Televisa.
Durante las seis horas de su presentación –aunque sin ofrecer respuestas convincentes-- ante senadores y diputados, a Molinar Horcasitas lo persiguió el espectro de los 49 infantes que perecieron en la guardaría ABC de Hermosillo, Sonora, servicio que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), del que era director el actual titular de la SCT, “subrogó” a cientos de particulares.
Desde el 30 de junio pasado, día en que Felipe Calderón anunció el nombramiento de Mony de Swaan Addati como nuevo presidente del órgano desconcentrado de la SCT, la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel), la fracción del PRI en la Comisión Permanente promovió la comparecencia de Molinar Horcasitas para que detallara “las facultades probadas” para esa designación.
A pesar de existir coincidencia entre algunos perredistas y petistas para, junto con el PRI, citar a Molinar, la comparecencia del funcionario federal no se realizó en lo inmediato, debido a las maniobras legislativas que el presidente de la Mesa Directiva de la Permanente, el perredista integrante de la corriente Nueva Izquierda, Carlos Navarrete, llevó a cabo.
Esto llevó a que la comparecencia quedara “abierta” a todos los temas controvertidos en los que Molinar Horcasitas ha participado como colaborador de Calderón Hinojosa.
Sabedor de lo que enfrentaría, Molinar se refirió al nombramiento de Mony de Swaan, su exasesor desde hace 15 años, aun antes de que se lo preguntaran.
Además de pretender justificar la entrega de un bloque de 30 megahertz a Televisa en 180 millones de pesos, mientras que a cuatro empresas más se les otorgó el mismo número de megahertz, pero bajo un precio de 5 mil millones de pesos.
“El maestro Mony de Swaan Addati, lo que yo podría señalar es que está en cumplimiento de lo señalado como requisitos en la ley para el ejercicio de esa facultad del presidente de la República, en virtud de que el actual presidente de la Cofetel, durante más de de un año como coordinador de asesores de la SCT, participó de manera activa e intensa en la elaboración de la política pública de telecomunicaciones” que la dependencia impulsa, sostuvo Molinar como última parte de su primera intervención de 45 minutos ante legisladores.
De manera previa, se refirió a las llamadas licitaciones 20 y 21 que tienen que ver con la entrega de 30 megahertz a escasos 180 millones de pesos para Televisa.
Buscó aclarar que en relación a esas licitaciones se han interpuesto 58 amparos, de los que sólo dos siguen en pie e incluso “tienen medidas cautelares en trámite que aún no han sido notificadas a la SCT”.
El reporte generó una airada lista de acusaciones de parte del primer legislador participante en la comparecencia: Mario Di Costanzo, del Partido del Trabajo (PT).
“¡Además de ser usted un asesino, es usted un mentiroso!.. Es usted un vulgar y vil mentiroso”, le soltó a menos de un metro de distancia el petista.
Molinar se irritó al instante, aunque fingió mantener una actitud de estoicismo.
Di Costanzo reclamaba al secretario la mentira que acababa de sostener en relación a que no tenía conocimiento de las medidas cautelares dictadas en dos juicios sobre las licitaciones 20 y 21.
Para demostrar su dicho, Di Costanzo exhibió dos legajos.
Eran las resoluciones de los amparos dictados por un juez de Matamoros, Tamaulipas, y otro de Acapulco, Guerrero, en donde se pedía que no se firmara el contrato con Televisa, lo que implicaba revocar las licitaciones pero, además, se daba cuenta que desde el 8 de julio la Dirección Jurídica de la SCT había sido notificada sobre el resolutivo.
“Su desempeño lo han convertido en el ejemplo vivo de la degradación de quienes dicen que nos gobiernan”, espetó en su cara Di Costanzo, quien aprovechó el momento para recordarle a Molinar el caso de los 49 niños muertos en el incendio de la guardería ABC, hecho que generó secuelas de por vida en por lo menos otros cien infantes.
“Si bien usted puede decir que la ley lo absolvió de la responsabilidad de cargar con la muerte de 49 niños, yo le digo, se lo afirmo, que la historia y la justicia ya lo definen como un vulgar asesino, de cargar con la muerte de esos niños”, acusó el legislador.
El senador Rogelio Rueda, presidente de la Tercera Comisión donde comparecía el secretario, no reconvino al diputado por tratar un tema de cuando Molinar Horcasitas era director del IMSS, debido a que la presentación se había dejado abierta ante tanto bloqueo previo de la misma.
El petista acusó luego a Molinar de haber auspiciado corruptelas con la sociedad financiera llamada Metrofinanciera, al haber autorizado movimientos financieros con recursos del fondo de pensiones del IMSS, y esa agrupación privada.
También, haber aprobado una licitación en materia de informática por 3 mil millones de pesos a una empresa que no reunía los requisitos ni la experiencia para brindar tal servicio.
“Todo porque usted y su camarilla están actuando premeditada e ilegalmente para servir a los intereses de una empresa llamada Televisa, que además no paga impuestos y es casi un monopolio al controlar 7% del mercado”, denunció el petista.
Siguió el turno al perredista Agustín Guerrero, afín a Andrés Manuel López Obrador, quien acusó a Molinar de falta de “congruencia”, entre su actuar como consejero del Instituto Federal Electoral (IFE) en 1995 y ahora como funcionario federal.
El perredista le recordó al exdirector del IMSS que en ese año pidió la renuncia del entonces recién nombrado secretario técnico del IFE, Felipe Solís Acero, por no reunir ciertos requisitos de imparcialidad para el cargo, derivado de su labor de años en el PRI.
“Lo que ayer reclamó es lo que hoy no está cumpliéndose en el nombramiento de Mony de Swaan”, acotó el perredista, y luego le dijo que, “en la vida, la congruencia es lo que uno hace a la gente respetable”.
Tocó el turno al panista Mario Becerra Pocoroba, quien intentó una vehemente defensa del secretario de Comunicaciones; aclaró que el tema del incendio de la guardería ABC ya era cosa juzgada y que la SCJN había “exonerado” a Molinar Horcasitas de toda responsabilidad.
Además, pidió al presidente de la comisión poner orden en la comparecencia, y lo exigió incluso manoteando sobre la mesa.
La conducción de la comparecencia, en manos del senador priista Rogelio Rueda, tuvo como respuesta el que “a los legisladores no se les puede reconvenir por sus opiniones”.
Lo anterior dio pie a la intervención de los legisladores del PRI.
Por ejemplo, en el caso de David Penchyna, éste le dijo al secretario que las comparecencias no son asuntos circunstanciales, que el secretario sabía perfectamente lo que se le iba a preguntar y comentar, por lo que no se podía llamar a engaño ante el cúmulo de reclamos.
A su vez, el senador priista Fernando Castro Trenti dijo a Molinar que “duerme como un bebé, con 49 niños muertos en su conciencia”.
En su defensa, Molinar Horcasitas alegó:
“Aquí se han expresado (los legisladores) hasta con dureza, yo sí he tomado algunas ofensas pero por hoy no las tomo en cuenta… Aquí lo que hay que decir es que sí, que se asuman las consecuencias, es cierto, pero pedir que se asuman culpas, por razones políticas, yo no puedo asumir culpas, que no me son propias, por razones políticas. Ante mis jueces hice todos los señalamientos en esos lamentables hechos y en donde la Suprema Corte me excluyó de las violaciones a las garantías”.
Tanto priistas, como petistas y perredistas, le aclararon que la Corte lo excluyó sólo de violaciones a las garantías individuales, pero que sus responsabilidades penales y administrativas en el caso ABC aún están por definirse, pues no han concluido.
Y es que el PRI, en los últimos días del mes de junio, interpuso una demanda de juicio político contra Molinar Horcasitas ante la Cámara de Diputados, por el caso del incendio, y este procedimiento aún no se resuelve. Ahí, el Revolucionario Institucional presentó como prueba en contra, del ahora secretario de SCT, la resolución del ministro Arturo Zaldivar.
Sobre el nombramiento de Mony de Swaan al frente de la Cofetel, el secretario de SCT argumentó que el hecho de haber laborado durante un año, en que fue su jefe de asesores en aquella dependencia, le valieron el reconocimiento sobre el tema, además de que participó en la elaboración de las políticas públicas en materia de telecomunicaciones.
El priista David Penchyna, en tono irónico, le dijo a Molinar que corresponde a los legisladores el impedir que los nombramientos a cargos federales se hagan con base en “afectos y confianzas”.
También aprovechó para reclamarle “la coincidencia” de que ahora el Canal 11 esté transmitiendo la reunión de Calderón con los dirigentes de los partidos políticos para abordar el tema de la inseguridad.
Y cuestionó si justamente para la promoción del Ejecutivo federal es que se habían trasladado las facultades del Canal 11, ente de la Secretaría de Educación Pública (SEP), a Gobernación, hecho anunciada recientemente por el propio Calderón.
“Las casualidades en política no existen, señor secretario”, le advirtió Penchyna.
Molinar sólo alcanzó a responder que el cambio de estatus del Canal 11 lo realizó el Ejecutivo federal únicamente con la intención de que dicha señal llegara a todo el país y que todos los mexicanos pudieran tener acceso a su programación.
En cuanto a las licitaciones 20 y 21, Molinar aseguró que, en todas las subastas de todos los países que han sometido a concurso ese tipo de frecuencias, se dan estas pujas y que lo que ganó el Estado mexicano, al adjudicarle a Televisa el triunfo, ello no afectó al Estado, ya que se alcanzaron las mejores ofertas económicas.
Por cierto, en las seis horas de comparecencia Molinar se mostró impávido ante los señalamientos, aunque el semblante de su rostro reflejara inevitablemente su incomodidad.
Incluso presumió el haber metido a la Bolsa de Valores parte del dinero de las pensiones del IMSS, razón por las que el instituto ha obtenido “grandes rendimientos”, aunque nunca aclaró que Metrofinanciera se encuentra en quiebra y no tiene cómo responder por los recursos que el instituto apostó en esa peculiar “lotería”.
Finalmente, sobre los calificativos de “asesino”, Molinar respondió:
“Yo interpreto la interpretación que hace la historia y sobre mi persona, pero ya hay una verdad jurídica que es la de la Corte y me exoneró… y sigo defendiendo los mismos principios que desde 1995 defendí”, se ufanó.
Mientras tanto, afuera, lejos de la entrada al Senado, algunas decenas de integrantes de la Policía Federal apuntalaron las rejas para evitar que inconformes por el caso ABC se acercaran al recinto.
Son personas y familiares de las víctimas a la que Molinar Horcasitas nunca vio ni escuchó.
Y sobre esto, el senador priista Castro Trenti aceptó ante el secretario: “Hay una impotencia entre los legisladores y nos preguntamos, ¿cómo hacerle para que atiendan los reclamos, porque ahora es raro ver que desde la casona de Los Pinos prevalece aquello de ‘ni los veo, ni los oigo’”.
Así cerró la comparecencia, entre reclamos de parte de los legisladores de oposición y la ausencia de respuestas convincentes de parte de Molinar, quien de esa manera enfrentó la más áspera comparecencia de su vida como funcionario federal.

Comentarios