México, "socavado por los barones de la droga": Le Monde

miércoles, 11 de agosto de 2010

MÉXICO D.F., 11 de agosto (apro).- El diario francés Le Monde  aseguró hoy que México está "socavado por los barones de la droga" que, subrayó, desde la "alternancia" política en el año 2000 "han duplicado su poder y su influencia política".

En un editorial publicado en su edición de este miércoles, el periódico agrega:

"Después de 71 años de reinado absoluto del Partido Revolucionario Institucional (PRI), la llegada al poder del Partido de Acción Nacional (PAN) voló en pedazos el 'pacto tácito' que el viejo régimen autoritario había alcanzado con los barones de la droga".

Según Le Monde, el cambio de color político de hace diez años "fue acompañado por una infiltración de los órganos locales del Estado por parte de los cárteles" de la droga.

Además, destaca que "no pasa un día sin un ajuste de cuentas sangriento" entre organizaciones narcotraficantes que en tres años y medio han dejado 28 mil muertos.

Prosigue:

"La cruzada contra el narcotráfico lanzada por el presidente Felipe Calderón, con problemas de legitimidad tras su impugnada elección en julio de 2006, se ha convertido en una guerra sin cuartel".

Luego de apuntar que "la falta de estrategia global del poder complicó" el panorama, el diario francés dice que el actual debate sobre la legalización de las drogas que Calderón "está dispuesto a lanzar ante el fracaso de su lucha" contra los cárteles.

Le Monde considera que ese debate se inscribe en "el nerviosismo del poder que erosiona su legitimidad y beneficia al PRI, a quienes muchos consideran mejor preparado para restablecer la paz social".

También recuerda que en las recientes elecciones locales el PRI ganó nueve de las 12 gubernaturas, un resultado que, destaca,  podría "ser el preludio de (su) regreso a la Presidencia" en las elecciones de 2012.

Y advierte que esos comicios presidenciales podrían poner al electorado mexicano frente a un "dilema poco feliz": "elegir entre la libertad" que ofrece el PAN o la "seguridad garantizada" por el antiguo partido hegemónico.

 

Comentarios