Sin objetivo, lucha antinarco de Calderón: Peña Nieto

miércoles, 11 de agosto de 2010

WASHINGTON, 11 de agosto (apro).- El gobernador del estado de México, Enrique Pena Nieto, afirmó que la estrategia de combate militarizado al narcotráfico del presidente Felipe Calderón, carece de objetivo, y dijo que los mexicanos ya “están cansados” de mesas de dialogo y catarsis para abordar el problema de la lucha al crimen organizado.
“Lo que yo sigo viendo es la ausencia de un objetivo. ¿Qué queremos buscar, concensar? De mesas de diálogo y de catarsis yo creo que ya estamos cansados”, declaró Pena Nieto durante una conferencia de prensa con medios de comunicación de México acreditados en Washington, en el marco de su visita relámpago a la capital de Estados Unidos, donde se reunió con Janet Napolitano, secretaria de Seguridad Interior del gobierno de Barack Obama.
No obstante, Peña Nieto considero que “nunca es demasiado tarde” para incluir a todos los sectores sociales de México en el combate al crimen organizado.
Añadió que lo que se requiere es definir objetivos específicos.
“Siempre será tiempo razonable, suficiente y conveniente cuando se convoca a un diálogo que tenga un fin particular”, subrayó el gobernador priista, quien fue invitado a Washington por el Centro Académico Woodrow Wilson para participar en el foro “México en la Globalización”.
Al hablar del problema de la inseguridad en México, Peña Nieto afirmó que, con su estrategia, Calderón no ha podido devolverle a los mexicanos una estabilidad social, que ha robado el crimen organizado, sobre todo porque mantiene a las Fuerzas Armadas en un combate que no les pertenece.
Ante académicos y analistas que se dieron cita en el Woodrow Wilson para escuchar su ponencia, Pena Nieto afirmó que “se equivocan” quienes, al hablar del problema del narcotráfico en México, vaticinan que con un eventual regreso del PRI a la Presidencia de la República se acabaría la violencia, porque los priistas están acostumbrados por tradición a pactar con los grupos del crimen organizado y los narcotraficantes.
“Jamás se ha discutido y se ha puesto en duda el papel del Estado mexicano de enfrentar con toda su fuerza al crimen organizado”, añadió Pena Nieto, quien matizó: “Lo digo, lo subrayo y lo quiero significar por aquellos que suponen o aquellos que han afirmado que, me parece que de manera perversa, que si el PRI regresara al poder entonces se acabaría la lucha contra el narcotráfico, contra el crimen organizado; cuanto se equivocan”.
Señaló que una de las posibilidades para tener éxito en la lucha contra el narcotráfico en México, sería la inclusión de todos los sectores gubernamentales del país. Añadió que además debe haber un planteamiento para sacar al Ejército y a la Marina del combate directo al crimen organizado, e ir reemplazándolos con una policía federal mejor capacitada para enfrentar el problema de la corrupción.
Además, Peña Nieto afirmó que lo que no tiene viabilidad en el combate al narcotráfico, es la legalización del consumo de drogas, porque eso, dijo, significaría dejarse derrotar por los carteles de la droga.
Añadió que la legalización del uso o consumo de drogas “no es una opción” para frenar realmente la ola de violencia en el país.
Dijo que en México se debe trabajar con mayor énfasis en el tema de los programas de prevención de consumo de narcóticos, ya que el tráfico y venta de estupefacientes es un problema integral que enfrentan sociedades como la mexicana.
“Legalizar el consumo de drogas es renunciar, claudicar, a la tarea esencial del Estado de combatir al crimen organizado”, insistió.
Durante su estancia en Washington de menos de 24 horas, Pena Nieto sostuvo un encuentro “casual e informal”, con Janet Napolitano, secretaria de Seguridad Interior del gobierno de Barack Obama, con quien habló, entre otras cosas, del caso de leyes que buscan criminalizar la inmigración indocumentada, como la SB1070 que se promulgó recientemente en el estado de Arizona.

Mr
--fin de nota--