Calderón ofrece "modificar y corregir" lo que sea necesario en su guerra contra el narco

jueves, 12 de agosto de 2010

MÉXICO, DF, 12 de agosto (apro).- El país atraviesa por una situación “sin precedente” en materia de seguridad, por lo que llegó el momento de olvidar las diferencias entre autoridades antes de poner en “gravísimo riesgo” a las futuras generaciones, advirtió hoy el presidente Felipe Calderón.

Ante los gobernadores de todo el país reunidos en el Casino Militar del Campo Marte en el marco de los Diálogos por la seguridad, Calderón consideró que aún hay tiempo para actuar, y dijo estar dispuesto a corregir, y modificar, lo que fuese necesario en su “guerra” contra el narcotráfico.

“Enfrentamos una problemática muy grave y sin precedentes, pero no es más grave que el Estado mexicano. No es más grave que la fuerza de los ciudadanos. No es más fuerte que la fuerza de nuestros ciudadanos. No es más grande que la exigencia y el anhelo de las familias mexicanas de vivir en paz”, sentenció en una reunión inédita.

En su discurso inaugural, Calderón dijo que México pasa por un momento “particularmente difícil y desafiante” en materia de seguridad, no sólo por la reciente ola de violencia sino también por el incremento en delitos que lastiman particularmente a los ciudadanos, como el robo, el secuestro y la extorsión.

Ante estas circunstancias especiales, el Ejecutivo federal pidió a los gobernadores apoyar al Ejército, Marina y Policía Federal.

Al convocar a un nuevo frente común, dijo que sería muy difícil, “incluso no deseable”, que las diferencias desaparezcan, sino que sólo se conduzcan en el marco del respeto democrático.

“Respeto que yo he ofrecido a todas y a todos por igual. Respeto también, que pido, que exijo, no sólo por mí, o por lo que sea yo, sino por las instituciones que todos representamos. De manera tal que, con mucho gusto, hay esa voluntad del gobierno federal de construir en común”, agregó.

En su mensaje, Calderón puntualizó a los mandatarios estatales que este problema se enfrenta en conjunto, con todas las autoridades de un mismo lado; de lo contrario, México estará en “gravísimo peligro” para las generaciones futuras.

Sin embargo, admitió que hay problemas muy serios para aplicar el nuevo sistema de justicia penal, y que para ello es importante asignar más presupuesto, pues ese elemento puede constituirse en un tropiezo si no se sabe “aplicar bien y a tiempo”.

Ante el señalamiento del jefe de gobierno de la Ciudad de México, Marcelo Ebrard, Calderón admitió que sí es necesario frenar el flujo financiero a los criminales y anunció que pronto presentará una estrategia contra el lavado de dinero y la circulación de efectivo.

Comentarios