"Medea del Olimar"

domingo, 15 de agosto de 2010

MÉXICO, D.F., 15 de agosto (apro).- Medea del Olimar, pieza teatral de la directora uruguaya Mariana Percovich, fue uno de los trabajos más destacados presentados en Teatro a una sola Voz, Festival de Monólogos, realizado recientemente en las ciudades de México, Culiacán, Mazatlán, Durango, Monterrey, Morelia, León y Colima.

Medea del Olimar es una obra basada en un hecho real sobre una madre que mató a su hija. A partir de él, la autora realizó una investigación de campo y hemerográfica. Viajó al lugar donde ocurrió el asesinato para interiorizarse en los pormenores y, finalmente, ofrecer su particular versión del mito griego de Medea.

Mariana Percovich buscó separarse del crimen en sí para presentarlo como una metáfora que trasciende la crónica policial. Para escribir esta obra para un solo actor --protagonizada por Bertha Moreno--, quiso buscar la manera de multiplicar sus voces, de modo que no sea un único discurso el que se proyecta desde la escena.

“Decidí no entrevistar a la mujer que me inspiró esta obra. Platiqué con quienes estuvieron alrededor para negociar con lo real y lo imaginario y no ser la cronista de la vida trágica de la protagonista, sino poder cuestionar en la escena cosas que tienen que ver con la emoción del teatro y del espectador”, comenta la autora.

En este sentido, se trata de un trabajo muy experimental que, entre otras cosas, tuvo pocos ensayos. Además, la autora y directora no permite que su actriz se aprenda el texto totalmente de memoria, como forma de evitar la representación repetida y refrendar el carácter único de cada función a través de la búsqueda de nuevos y variados matices. Para ello cuenta con las imágenes de Liliana Viana y el diseño de Gerardo Egea, quienes aportan un trabajo de video que interactúa con la intérprete.

Títulos, subtítulos, carteles y demás elementos visuales subrayan diversos aspectos del texto de Precovich, quien con esta obra concluye una trilogía dedicada a personajes femeninos cuyas dos obras previas son: Extraviada, tragedia urbana basada en otro caso real de una maestra que en 1935 mató de cuatro tiros a su padre en la puerta de su casa, y Yocasta, texto en el que una mujer habla de que se acostó con su hijo, desde una perspectiva trágica y a la vez contemporánea.

Otros trabajos participantes en el festival fueron: Bashir Lazhar, de Evelyne de la Chaneliere, dirigida por Mahalat Sánchez, con la actuación de Boris Schoemann; Fausto, un cuento del demonio, escrita y dirigida por Iván Olivares, con la actuación de Emmanuel Márquez.

Una velada con Vincent Price, basada en la obra de Edgar Allan Poe y Vicente Quirarte, dirigida por Edurdo Ruiz Saviñón, con la actuación de Guillermo Henry; La pantera rosa mexicana en fragmentos de un discurso chistoso, escrita, dirigida y actuada por Cecilia Sotres.

Trágico a la fuerza, de Antón Chéjov, dirigida por Raquel Araujo, con la actuación de Francisco Soberón; No me muevo, no grito, no tengo voz, de Darío Fo, dirigida por Ernesto Cruz Gómez, con la actuación de Vita Vargas; Fotomatón, de Gustavo Ott, dirigida por Ángel Norzagaray, con la actuación de Felipe Tututi, y Patria que nace torcida, de Paulo Sergio Galindo y Jorge Rodríguez.

 

ap/cvb

--FIN DE NOTA--

/v/v

 

Comentarios