Avala SCJN adopciones gay

lunes, 16 de agosto de 2010

MÉXICO, DF, 16 de agosto (apro).- La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) declaró constitucional la reforma al Código Civil del Distrito Federal que permite la adopción de menores por parte de homosexuales en la capital del país.
Por nueve votos a dos, el pleno de ministros le dio validez a la reforma aprobada en diciembre pasado por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) para permitir que gays y lesbianas adopten menores.
A la mayoría sólo se opusieron los ministros Sergio Salvador Aguirre Anguiano y el presidente de la Corte, Guillermo Ortiz Mayagoitia.
La resolución representa un revés para el gobierno de Felipe Calderón que, mediante una acción de inconstitucional interpuesta en enero de este año por la Procuraduría General de la República (PGR), impugnó la reforma que también permite el matrimonio entre personas del mismo sexo.
Las llamadas bodas gay fueron avaladas la semana pasada, con la oposición de los mismos ministros.
La víspera, la Iglesia católica emitió severas críticas a la Corte no sólo por avalar esos matrimonios, sino porque desde la semana pasada perfiló la validez constitucional de las adopciones de menores por parte de esas parejas.
Al inicio de la sesión del lunes, Sergio Valls Hernández, el ministro encargado del juicio, promovió un voto de censura en contra del cardenal de Guadalajara, Jesús Sandoval Iñiguez, quien acusó a los ministros de haber sido “maiceados” por el gobierno que encabeza Marcelo Ebrard para que aprobaran la reforma.
En un hecho inusual, Valls expresó ante el pleno su rechazo a “las declaraciones de un alto dignatario de la Iglesia católica… (que) cuestiona la honorabilidad tanto de este tribunal como de sus miembros con relación a este asunto”.
En un Estado laico, sostuvo, “debe haber una absoluta separación entre la Iglesia y el Estado. No se puede, impunemente, amparado bajo ningún título, acusar a once ministros del más alto tribunal del país de corruptos, y decir que han sido interesados pecuniariamente para decidir en determinado sentido en este asunto”.
Luego de criticar “el lenguaje, la forma y el fondo” de la crítica, advirtió que cualquier ministro podría proceder legalmente contra el jerarca católico.
El presidente de la Corte respaldó a Valls y propuso que el pleno apoyara el voto de censura por unanimidad, lo que fue aprobado por los once ministros.
En la resolución, la mayoría de los ministros señaló que los matrimonios homosexuales son totalmente asimilables a las relaciones heterosexuales, puesto que la Constitución protege a todo tipo de familia, sin que la unión entre un hombre y una mujer sea la única manera de integrarla, ni sea un concepto predeterminado por el legislador.
Determinaron además que los matrimonios homosexuales tendrán validez en todo el país.
Respecto a la adopción de menores, indicaron que impedirla significaría una discriminación avalada constitucionalmente.
“Lo que debe garantizar el legislador es que en el procedimiento para autorizar la adopción de un menor por parte de una persona soltera o de los cónyuges solicitantes, en aras de lograr el pleno respeto a los derechos de la niñez, se garantice que ésa sea su mejor opción de vida, al margen de la orientación sexual de la mujer o del hombre solteros solicitantes, o de si se trata de un matrimonio heterosexual o de personas del mismo sexo”, estableció la Corte.