"Ninguna instancia debe lavarse las manos en el problema de inseguridad": Calderón

lunes, 16 de agosto de 2010

SAN LUIS POTOSÍ, S.L.P., 16 de agosto (apro).- El presidente Felipe Calderón pidió hoy que “ninguna instancia se lave las manos con el problema de la inseguridad, y solicitó a gobernadores y a otros poderes “hacer la parte que les toca” en la materia, para resolver la crisis de violencia que vive el país.
    “Es hora de plantearle seriamente a la nación que cada quien asuma su responsabilidad en su ámbito de competencia… Mientras se siga diciendo que (la inseguridad) es un problema del presidente para eludir la responsabilidad propia, México seguirá corriendo un enorme peligro”, advirtió.
    Como ejemplo, Calderón dijo que se podrá declarar una victoria contra el crimen en el país cuando se cuente con 32 policías estatales “fuertes, confiables y eficaces”.
“No es pensable que el Ejército mexicano o la Policía Federal estén haciendo labores de patrulla o de policía de crucero en una ciudad determinada. Es un absurdo. Por supuesto que si se pide la ayuda, la hemos dado con determinación y generosidad, pero necesitamos corresponsabilidad”, señaló.
Calderón pronunció aquí un discurso ante los legisladores de su partido, el PAN, en el que recordó su paso por la Cámara de Diputados federal y otras etapas de su militancia partidista. Habló sobre la década de gobierno del PAN en Los Pinos, y se dijo “afortunado” de que le esté tocando un momento como el que vive hoy el país.
“Puesto en esta coyuntura, me siento muy agradecido con la vida, con Dios, con la Providencia, como ustedes quieran, el ser Presidente de la República en un momento de prueba y desafío para México. Y por eso va todo lo que soy y va todo lo que tengo”, expresó.
Al reunirse con el pleno de los legisladores de Acción Nacional, Calderón les pidió respaldarlo para sacar las reformas pendientes, entre ellas la Ley Antisecuestros que presentó al Poder Legislativo desde 2007 y en la que propone cadena perpetua para los secuestradores que mutilen o asesinen a sus víctimas, misma que “no se ha resuelto ni dictaminado”.
    Al refrendar en cada uno de sus puntos esa iniciativa, Calderón urgió a los diputados del PAN a sacarla adelante, así como a reunirse con “gente de la sociedad civil”, como María Elena Morera y el empresario Alejandro Martí, pues afirmó que uno de los pasos importantes en esta materia será instrumentar de manera más eficiente la participación ciudadana.
    Encargó a los diputados de Acción Nacional legislar para tipificar y regular “formas criminales inéditas” –que no precisó-- y anunció que presentará una iniciativa para crear la policía con mando único a nivel estatal.
    Además, Calderón planteó varias alternativas en el rubro de la policía única: referirse al mando único, “sin menoscabo de que existan varias corporaciones policíacas”; desaparecer a todas las policías municipales y que se queden sólo las estatales, o establecer la policía única estatal y sólo respetar aquellos casos en que ciertos municipios cuenten con una policía certificada y bien estructurada, pero bajo el mando estatal.
“Lo que necesitamos son mecanismos que nos garanticen, al gobierno y a los ciudadanos, que las policías sean confiables, y eso tendrá que verse en la ley que ustedes discutan”, agregó.
 En su discurso, Calderón también se refirió a quienes han cuestionado la “legítima intervención” del Ejército y la Marina Armada en el combate a los grupos de la delincuencia organizada, así como a las violaciones a los derechos humanos cometidas por algunos de sus integrantes en los operativos.
Primero recordó que otra minuta pendiente en el Senado es la Ley de Seguridad Nacional. “Es importante porque queremos darle certidumbre al marco legal en el que actúan no sólo las fuerzas federales, sino también los soldados y marinos que se están jugando la vida”, dijo.
Luego, Calderón advirtió a los diputados de su partido a “no caer en la trampa” de pensar que el Ejército y la Marina carecen de marco legal para involucrarse en su estrategia contra el crimen organizado.
“La Constitución claramente dice que el Ejército y la Marina, las Fuerzas Armadas, tienen una doble responsabilidad: la soberanía exterior, su defensa, y la seguridad interior, y esto es un tema de seguridad interior. O sea, no es cierto que estén fuera de marco legal. Lo que necesitamos es darle precisión, para que no le quede duda a nadie de qué se puede hacer en ese ámbito y eso es lo que está buscando la Ley de Seguridad Nacional”, señaló.
Además, al definirse como “un creyente de los derechos humanos en México y un pleno defensor de ellos”, el Ejecutivo aseveró:
“No es el gobierno mexicano la principal amenaza de los derechos humanos en México, ni tampoco de los derechos de los periodistas. La principal amenaza, hoy, es el crimen organizado, y así lo debemos entender”.
Afirmó: “No podemos tampoco estar, por una parte, pensando que se puede enfrentar eficazmente a los criminales, y por la otra, mandando a los soldados, a los marinos o a los policías federales, con una mano amarrada a la espalda, a combatir a los criminales… Démosles certidumbre en su acción, con pleno respeto a los derechos humanos, pero con plena conciencia de la dimensión del enemigo que estamos combatiendo, un enemigo inescrupuloso y asesino, al que tenemos que derrotar”.

Comentarios