Demanda Ebrard a Sandoval Íñiguez

miércoles, 18 de agosto de 2010

MÉXICO, D.F., 18 de agosto (Apro).- El jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard Casaubón, interpuso este miércoles una denuncia penal contra el arzobispo de Jalisco, Juan Sandoval Íñiguez, quien lo acusó de haber sobornado a los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCNJ) para que dieran validez constitucional a los matrimonios entre personas del mismo sexo.

“Esta es una demanda en defensa del estado laico, de la SCJN y de la jefatura del gobierno capitalino, pero sobre todo de la separación Iglesia-Estado”, dijo el mandatario capitalino.
En conferencia de prensa, luego de formalizar la demanda ante el Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal (TSJDF), señaló que a los prelados “que injurian y calumnian a las instituciones públicas les recuerdo que vivimos en un Estado laico”.

“No se puede permitir que estas imputaciones transcurran sin acción jurídica alguna, porque sería tanto como consentir que se vaya borrando o se borre o se ponga en riesgo la naturaleza del Estado laico mexicano, que es la garantía de las libertades de todos, empezando por las de aquellos que nos calumnian”, señaló Ebrard.

Ninguna Iglesia, insistió, tiene el derecho de imponer su visión moral, de manera que los prelados deben respetar a las instituciones civiles.

De acuerdo con el jefe de Gobierno, la denuncia incluye al vocero de la Arquidiócesis de México, Hugo Valdemar, quien validó los dichos del cardenal de Guadalajara e incluso acusó al PRD de hacerle mal a México.

El mandatario capitalino “y su gobierno han creado leyes destructivas de la familia, que hacen un daño peor que el narcotráfico. Marcelo Ebrard y su partido, el PRD, se han empeñado en destruirnos", sostuvo el sacerdote.

En su breve descripción de la demanda, el mandatario capitalino señaló que se trata de un “proceso de reparación de daño moral, considerado en el Código de Procedimientos Civiles del Distrito Federal”.

Y agregó que lo señalado por el arzobispo de Guadalajara y el vocero de la Arquidiócesis de México no sólo son declaraciones “falsas”, sino que violentan el artículo 130 constitucional, que prohíbe que los ministros de culto expresen posiciones políticas con la intención de favorecer o afectar a un partido político, como lo hizo Valdemar al referirse al PRD.

En la demanda presentada ante el TSJDF, Ebrard pide que los clérigos presenten pruebas de sus dichos, que por supuesto, dijo, “no van a tener porque están mintiendo”.

Asimismo, manifestó que como reparación del daño se solicitó al TSJDF que obligue a los jerarcas a “desdecirse de lo que están señalando”, que rectifiquen y reconozcan “que están mintiendo”.

Además, dijo que la intención de someter a los ministros católicos a una demanda de este tipo es para demostrar que en el Distrito Federal “nadie está por encima de la ley, así sea cardenal arzobispo o lo que sea”.

A la querella el jefe de Gobierno se sumó la del PRD capitalino contra Hugo Valdemar, a través del encargado de la Dirección Jurídica de ese partido, Carlos Reyes Gámiz.

Según el perredista, la demanda tiene el objetivo de que el prelado se retracte de lo dicho en contra de su partido, pues en días pasados anunció que convocaría a la grey católica para que no favorezca al PRD con su voto.

Una demanda similar, pero ante el Instituto Federal Electoral (IFE), presentó con anterioridad el presidente nacional del PRD, Jesús Ortega.

Comentarios