Anticipa Calderón que Ejército seguirá en las calles hasta el 2012

jueves, 19 de agosto de 2010

MÉXICO, DF, 19 de agosto (apro).- En la última sesión de los Diálogos por la Seguridad, el presidente Felipe Calderón advirtió que el Ejército Mexicano seguirá en las calles --y al frente en la “guerra” contra el narcotráfico-- hasta el último día de su mandato. 
En su segunda intervención de hoy en el Casino Militar del Campo Marte, Calderón dijo que no replegará a los soldados y marinos hasta en tanto no existan policías confiables en cada una de las entidades del país que recuperen la paz y tranquilidad para las familias.
"Lo que necesitamos es que una vez pasada esta etapa, las policías tanto federal como local, tengan la fuerza y la contundencia de estar ahí en ausencia del Ejército. Hoy por desgracia eso no se puede hacer", afirmó.
El perredista y presidente de la mesa directiva del Senado, Carlos Navarrete, preguntó a Felipe Calderón qué pasara con las Fuerzas Armadas a partir del 1 de diciembre del 2012, cuando deba entregar el poder a su sucesor.
“Yo no sé si el Ejército continuará en este combate a la delincuencia a partir del 1 de diciembre del año 2012”, respondió Calderón mirando fijamente al legislador.
“Esa es una decisión y una responsabilidad de quien sea el comandante de las Fuerzas Armadas. Y al final de cuentas, será una responsabilidad de quien los ciudadanos elijan como titular del Poder Ejecutivo”, agregó.
En su intervención final, Calderón también pidió a los senadores y diputados legislar con mayor precisión sobre las funciones que deben desempeñar las Fuerzas Armadas en situación de crisis por inseguridad pública, sin que ello implique dejar a los militares en desventaja ante una delincuencia organizada sumamente violenta y armada.
“Yo sé que hay una máxima –explicó-- que dicta que las Fuerzas Armadas no deben disparar hasta que sean agredidas, pero con una criminalidad que usa lanza-misiles, como los que se incautaron recientemente en Tampico, no es posible dejar a los soldados a merced del espíritu destructor de los criminales”.
El presidente también demandó a los legisladores no enviar a las Fuerzas Armadas a combatir a la delincuencia “con una mano amarrada a la espalda”, es decir, con una normatividad tan rígida que les impida llevar la iniciativa.
“Mi compromiso con la seguridad va a permanecer hasta el último día de mi gobierno y si, para cumplir ese compromiso, tengo que disponer, como manda la Constitución, de las Fuerzas Armadas, lo seguiré haciendo”, anunció.
“La intervención del Ejército ha generado problemas de enorme sensibilidad que a todos nos duelen, como la muerte de civiles inocentes. Pero esas muertes se han dado por el fuego cruzado, por los enfrentamientos cada vez más frecuentes en zonas urbanas”, enfatizó.
En torno a la recomendación de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) sobre la muerte de dos jóvenes estudiantes del Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey, Calderón se preguntó que quién se podía imaginar que, a las dos de la mañana, en las calles de Monterrey, se desataría un enfrentamiento de tal envergadura.
Al encuentro no acudieron los coordinadores de la bancada priista en el Senado, Manilo Fabio Beltrones, así como de la Cámara de Diputados, Francisco Rojas. Por cierto, el PRI es la fuerza política que tiene la mayoría de curules y escaños en el Congreso de la Unión.
De igual manera, no asistieron el petista, Ricardo Monreal, así como el coordinador del PRD en la Cámara de Diputados, Alejandro Encinas.
En una carta de tres cuartillas enviadas a Los Pinos, Beltrones aclaró que la invitación la recibió ayer, y que en esta ocasión “no podré asistir, debido a que el día de mañana se realizará un evento, convocado con mucha anticipación, al que acudirán académicos, investigadores y parlamentarios de México y del exterior, quienes desde hace tiempo amablemente aceptaron participar”.

mav
-fin de texto-

EOF

Comentarios