Reclaman familiares restos de "Nacho" Coronel

lunes, 2 de agosto de 2010

GUADALAJARA, Jal., 2 de agosto (apro).- Los cuerpos de Ignacio Nacho Coronel Villarreal y de su sobrino Mario Carrasco Coronel, alias El Gallo, fueron reclamados hoy en el Servicio Médico Forense (Forense), por la hermana del capo, María de Jesús, para llevarlos a una funeraria de Guadalajara donde serían embalsamados.

El pasado jueves 29 de julio, Coronel Villarreal fue abatido a balazos cuando elementos del Ejército intentaron detenerlo en el fraccionamiento Colinas de San Javier, en el municipio de Zapopan, ubicado al poniente de la Zona Metropolitana de Guadalajara.

Un día después, Mario Carrasco Coronel, quien presuntamente reemplazaría a Nacho en la estructura del cártel del Sinaloa –era el número tres en importancia, después de Joaquín Guzmán Loera, El Chapo, y de Ismael El Mayo Zambada--, murió en otro enfrentamiento contra militares en Rinconada de los novelistas.

Todo el fin de semana las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo), ubicadas la esquina de Belén y Hospital, fueron cerradas a la circulación y se restringió el acceso a personas ajenas a esa dependencia o al vecindario. Durante el domingo y la mañana del este día la policía de Guadalajara recibió diversas amenazas.

Finalmente, cerca de las dos de la tarde del lunes, Nacho Coronel y El Gallo fueron sacados del Semefo en dos carrozas de lujo y conducidos a una funeraria de la avenida Hidalgo, escoltados por personal de la Policía Municipal de Guadalajara.

Al llegar a la funeraria, ya sin el resguardo de las fuerzas de seguridad, los técnicos forenses se encargaron de embalsamar los dos cadáveres, antes de que la familia los traslade al estado de Durango, en donde serán sepultados, según trascendió, en el municipio de Canelas.

Trascendió que la familia del narcotraficante solicitó el apoyo de las autoridades municipales de Guadalajara para evitar algún atentado de grupos rivales.

Comentarios