Matan a testigo clave en caso de banda "La Flor"

viernes, 20 de agosto de 2010

MÉXICO, D.F., 20 de agosto (apro).- El empresario Óscar Javier Paredes Echegaray, padre de un menor presuntamente secuestrado por la banda de plagiarios conocida como La Flor, fue asesinado esta madrugada en un bar de la colonia Roma.

Los hechos ocurrieron en el interior del bar Bengala, ubicado en el número 34 de la calle de Sonora, cuando Paredes Echegaray fue interceptado por al menos tres sujetos armados que le dispararon en múltiples ocasiones.

La identidad de la víctima de 45 años de edad, padre del menor Javier Paredes, secuestrado en 2008 por la banda La Flor y luego liberado tras el pago de un rescate, fue confirmada por autoridades de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF).

Tras los disparos que recibió por parte del grupo armado, Paredes Echegaray, quien estaba atestiguando en el proceso contra el grupo delictivo, perdió la vida de manera instantánea. Además, resultó lesionado un acompañante de la víctima, José Antonio Palma, quien fue trasladado en estado crítico al Hospital Español.

Peritos de la Procuraduría capitalina recogieron del lugar de los hechos al menos 10 cartuchos percutidos calibre 9 mm., en tanto que personal de la PGJDF aseguró un vehículo Mercedes Benz con placas LTK-3000, propiedad de la víctima.

Y, mientras, el Ministerio Público de la Coordinación Territorial Cuauhtémoc Siete, donde más de 10 testigos se encuentran declarando –entre empleados y clientes del bar donde ocurrieron los hechos–, inició la averiguación previa por el delito de homicidio y lesiones por disparo de arma de fuego.

Hasta el momento, la dependencia no ha precisado el móvil del homicidio, aunque las líneas de investigación apuntan a que se trató de una acción premeditada y dirigida.

El titular de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF), Manuel Mondragón y Kalb, indicó que de acuerdo con los primeros indicios que se recabaron en el lugar de los hechos, se estarían descartando otros móviles como la riña o el robo.

“Nosotros creemos que (los homicidas) iban directamente a ejecutar a alguna persona, esto no se trató de otras situaciones como un robo; hasta donde podemos presumir, iban directamente a eso, a asesinar a alguien”, expresó.

Asimismo, señaló que se revisarán las cámaras de videovigilancia de la zona, para verificar si alguna arroja imágenes que resulten útiles en la investigación ministerial.

Cabe destacar que, de acuerdo con expedientes judiciales, la participación de policías locales y federales en la banda La Flor –presuntamente liderada por el fallecido Sergio Humberto Ortiz Juárez, El Apá, a la que también pertenece la exagente federal Lorena González, la Lore– facilitó la comisión de los múltiples delitos que se le atribuyen, pero también fue la "pieza clave" que permitió su desmembramiento.

Según las indagatorias, de los siete integrantes detenidos y procesados por múltiples plagios, entre ellos el de Fernando Martí, hijo del empresario Alejandro Martí, cuatro eran uniformados en activo o pertenecieron a alguna corporación policiaca.

Los expedientes determinaron que ese factor les facilitó la planificación y operación de los secuestros que se les imputan en el pliego de consignación, en los cuales el común denominador fue la instrumentación de retenes policiacos falsos para detener a los agraviados.

Comentarios