Sandoval Íñiguez acusa a la Corte de "traición"

viernes, 20 de agosto de 2010

MÉXICO, D.F., 20 de agosto (apro).- Sin mencionar una sola palabra de la demanda por daño moral que interpuso en su contra el jefe de gobierno del Distrito Federal (GDF), Marcelo Ebrard, el cardenal de Guadalajara, Juan Sandoval Íñiguez, arremetió de nueva cuenta contra la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) al asegurar que las últimas decisiones asumidas por el Poder Judicial –relacionadas con la familia– representan una “traición” para México.

"Ya había sido un error gravísimo el haber validado desde esa altura del Poder Judicial, como lo es la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el supuesto 'matrimonio' entre personas de un mismo sexo, verdadero atentado contra la naturaleza humana, y ahora añade otro error al haber aprobado la adopción de infantes por parte de esas parejas homosexuales, con lo cual ha consumado, por así decirlo, su traición a México, a la familia y a la Ley Natural", señaló.

En su mensaje semanal publicado en El Semanario, órgano de información de la Arquidiócesis de Jalisco, Sandoval Íñiguez manifestó que es una falacia argumentar que la Iglesia no debe intervenir en ese tipo de asuntos.

Estamos hablando, dijo, “de una trasgresión a la ley natural que establece que el matrimonio, la complementariedad y la fecundidad únicamente pueden darse de acuerdo a los dictados de dicha ley, y solamente entre personas de distinto sexo".

El pasado domingo 15, en Aguascalientes, el prelado afirmó que los ministros de la SCJN habían sido "maiceados" por Marcelo Ebrard, para avalar las uniones entre personas del mismo sexo.

Frente a tales acusaciones, Ebrard interpuso una demanda contra Juan Sandoval Íñiguez por daño moral contra la figura del mandatario capitalino y transgresiones al Artículo 130 constitucional, que se refiere a la separación entre Iglesia y Estado.

El cardenal hizo caso omiso de la demanda, y optó por pedir “a Nuestro Señor Dios por nuestra Patria, para que no se vea todavía más dañada de lo que está, por estas erradas decisiones provenientes de tan alto nivel judicial, y que instituidas como leyes seguramente afectarán a muchos mexicanos inocentes".

Asimismo, insistió en que la naturaleza debe ser respetada para sobrevivir como especie, y la adopción homosexual, apuntó, no es la única solución para remediar la proliferación de huérfanos.

Es necesario, añadió, afianzar el núcleo familiar, evitando el amor libre, divorcio, la procreación irresponsable y el abandono de los hijos.

También, dijo, las instituciones benéficas como el Instituto Cabañas y otras, que amparan a madres solteras y a los huérfanos, o la entrega en adopción de estos pequeños a matrimonios sólidos heterosexuales que no pueden tener hijos propios o que, teniéndolos, quieren acogerlos en casa.