La guerra que perdió EU contra John Lennon

lunes, 23 de agosto de 2010

MÉXICO, D.F., 18 de agosto (apro).- En México salió a la venta el DVD E.U.A. vs John Lennon, documental escrito, dirigido y producido por David Leaf y John Scheinfeld en 2006 para el estudio fílmico que creó un par de años antes la polémica cinta de Michael Moore, Farenheit 9/11.

El documental trata de la empecinada batalla que perdió el expresidente de Estados Unidos Richard M. Nixon, junto con sus corruptos lacayos del gobierno republicano (como John Mitchell y Strond Hurmon), utilizando las persecuciones y el espionaje telefónico de agentes de la CIA y del FBI, que lidereaba el intocable criminal Edward Hoover, para deportar a John Lennon y Yoko Ono de aquel país durante la primera parte de la década de 1970.    

E.U.A. vs John Lennon pone en contexto histórico las protestas que provocó la Guerra de Vietnam (que intensificó, al morir John F. Kennedy, su sucesor Lindon B. Johnson) entre la juventud pacifista estadounidense, los activistas negros del Partido Panteras Negras (BPP, por sus siglas en inglés para Black Panthers Party) o grupos radicales guiados por oportunistas tipo Jerry Rubin o Abbie Hoffman, quienes intentaron manipular a John y Yoko para llevar agua a su molino extremista contra la administración Nixon, a la llegada del exBeatle a Nueva York, en septiembre de 1971, con su pareja nipona.

Imágenes y sonido de aquellos sucesos, con entrevistas al Jefe Lennon, manifestantes y agentes del FBI, así como documentos clasificados por el Departamento de Seguridad de EU, cobran vida nuevamente en la investigación para E.U.A. vs John Lennon, del periodista Jon Wiener (autor del libro Dime algunas verdades sobre John, Gimme Some Truth), hechos que ahora y a casi cuatro décadas son comentados en perspectiva por varios de los protagonistas, amigos de la pareja, y otros críticos del momento, como el artista Gore Vidal, quien señala al final del DVD:

“John Lennon nació para ser un enemigo del gobierno de Estados Unidos, pues significaba todo lo que ellos odian. Pienso que si Lennon representaba la vida, y esto es admirable, Nixon y Bush representan la guerra y la muerte, son el poder de lo maligno.”

 

Todo lo que decimos es: dale una oportunidad a la paz...

 

Aparece en primer cuadro el contendiente presidencial de Nixon, que no logró evitar la reelección de éste en 1972: George MacGovern, senador demócrata de  Estados Unidos de 1963 a 1981.  Aparece cantando también la mágica pieza que John y Yoko grabaron en su happening de bodas Bed Peace (“Paz en la cama”) durante su luna de miel en 1969, en un hotel de Montreal, Canadá, Give Peace a Chance, convertida en himno del pacifismo, además de que en los sesenta fue la canción gospel We Shall Overcome (“Triunfaremos”).  

“La Guerra de Vietnam dividió a nuestro pueblo como nunca había sucedido desde la Guerra Civil. Fue una guerra altamente repudiada e impopular. Ya anterior a la primera gestión de Nixon habían muerto 2 millones de vietnamitas y 50 mil jóvenes soldados americanos, por lo que era obvio que era un belicismo que nada tenía que ver con cuestiones vitales como la democracia, la libertad o la búsqueda de la felicidad

 “Recuerdo que en mi campaña un millón de personas se pusieron a cantar algo tan sencillo que era el corazón entero de la canción de John Lennon: Todo lo que pedimos es: dale una oportunidad a la paz ¿Quién podía manifestar su desacuerdo ante una idea tan bella? El gobierno agresivo de Nixon, por supuesto.

  “Cuando comenzó a ser intimidado por las triquiñuelas del FBI y de la Oficina de Migración que lo amenazaron con deportarlo con su esposa Yoko, Lennon pudo simplemente guardar su guitarra e irse del país con su música a otra parte, regresar a Londres o a Liverpool. No lo hizo así y demostró cuán congruentes y firmes fueron sus ideales pacifistas.”

De haber sido Mick Jagger y no John Lennon, el gobierno gringo ni siquiera se hubiera preocupado en mirarlo; pero si un exBeatle había llegado desde Inglaterra en 1971 y grababa canciones en un disco doble como Sometime in NYC (“Alguna vez en Nueva York”), donde denunciaba el racismo, belicismo y corrupción del sistema norteamericano, algo debía andar podrido en la llamada “tierra de la libertad y las oportunidades”:

 No tarda para que salga John Sinclaire/ y respire al aire libre../ Le metieron diez años por dos pitos de mota,/¿que deben hacer los jueces?/ Tienen que soltarlo, deben de liberarlo...

El FBI colocó en la mira criminal de acoso y espionaje sin moral a Lennon cuando John y Yoko cantaron en el Rally para liberar a John Sinclaire en Michigan, el 10 de diciembre de 1971, junto con otros artistas como Stieve Wonder, David Peel o Bobby Seale de los BPP.

 La única manera que se le ocurrió a Nixon y al FBI para frenar su presencia política en la juventud de EU fue la deportación, alegando que John había sido detenido en Inglaterra por posesión ilegal de mariguana. Su abogado Leon Wildes logró retardar el proceso, pero desde el principio advirtió que era un caso perdido.

“Tomé el asunto en mis manos porque me parecieron dos personas maravillosas y porque me sorprendió la bola de irregularidades que Migración cometía”, dijo.

El mismo día que John cumplía 35 años, su abogado llamó diciendo:

         --Ganaste el juicio.

         --¿Cómo de que lo gané? Tú asegurabas que era una causa perdida...

         --Lo hice para jamás darte falsas expectativas.

         --Leon, mi esposa está a punto de dar a luz y voy al hospital, te llamo desde allá.

         A las 5: 30 de la madrugada, Lennon despertó al abogado.

         --Soy John.

         --¿John qué?

         --John Lennon. ¡Y soy padre de un hermoso bebé!

Ese día fue el 9 de octubre de 1975. Afirma Wildes en el filme:

 “Día de su cumpleaños, día cuando nació su hijo Sean y el día que Lennon ganó el juicio de deportación al gobierno de Estados Unidos.”

Comentarios